Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Combates esporádicos y bombardeos artilleros rompen la calma en Mogadiscio

Algunos combates esporádicos y bombardeos artilleros cerca del Palacio Presidencial, en los que murieron al menos tres personas y resultaron heridas treinta, rompieron esta tarde la calma en Mogadiscio, informó la emisora Radio Shabelle.
Los bombardeos los iniciaron los radicales islámicos de Al Shabab y sus aliados, que avanzaron hacia la zona del Palacio Presidencial, sede del Gobierno del presidente Sharif Sheikh Ahmed, desde donde respondieron al ataque, precisa la emisora, que cita testigos presenciales.
Las fuerzas gubernamentales realizaron un fuerte bombardeo sobre la calle Wadnaha, cercana al Palacio presidencial y al mercado de Bakaro, mientras los rebeldes, que pretenden derrocar a Sheikh Ahmed, recuperaban por la noche algunas de las posiciones que perdieron en la capital somalí ayer, en la ofensiva gubernamental.
Previamente, el día había sido de calma, tras la jornada de combates de ayer, en la que murieron al menos 40 personas, la mayoría civiles, y alrededor de 200 resultaron heridas, según informaron los medios locales.
Ayer, el Gobierno de Sheikh Ahmed declaró hoy la guerra a los grupos radicales islámicos que tratan de derrocarlo y reanudo los combates para "restaurar la seguridad" en Mogadicio, según dijo el ministro de Defensa, Mohamed Abdi Gandi.
Los últimos enfrentamientos en Mogadiscio se iniciaron el pasado 8 de mayo, cuando Al Shabab, grupo al que EEUU vincula con Al Qaeda, y sus aliados, entre ellos cientos de combatientes extranjeros, iniciaron una ofensiva en la capital para tratar de derrocar al Gobierno de Sheikh Ahmed, apoyado por la comunidad internacional.
Desde el inicio de los combates, más de 180 personas han muerto en las dos últimas semanas por la violencia en la capital somalí y son unas 700 las que han resultado heridas, mientras que unas 50.000 han huido de sus hogares.