Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Combatientes libios que lucharon contra el régimen de Gadafi se suman a los rebeldes

Veteranos combatientes libios que participaron en 2011 en los enfrentamientos armados que acabaron con el régimen del líder Muamar Gadafi en 2011 han entrado en Siria para sumarse a las filas de los rebeldes que aspiran a derrocar a las fuerzas bajo el mando del presidente, Bashar al Assad, según ha asegurado a Reuters uno de esos insurgentes.
Hijo de padre libio y de madre irlandesa, conocido por el sobrenombre de 'Sam', Hussam Najjar ha llegado desde Dublín (Irlanda) a Siria y es un experimentado francotirador. Durante la contienda con las fuerzas del régimen en Libia el año pasado, formó parte de la unidad militar rebelde que asedió el palacio presidencial de Trípoli bajo la dirección de Mahdi al Harati, el líder de una de las más potentes milicias insurgentes que tiene su base en las montañas occidentales libias.
Harati dirige ahora una unidad en Siria, constituida principalmente por sirios pero también con combatientes extranjeros, incluidos 20 veteranos de su unidad militar en Libia. Fue Harati, según el relato de Sam, quien le pidió que viajara a Siria desde Dublín para sumarse hace varios meses a los combates contra las fuerzas del régimen que dirige Bashar al Assad.
'Sam' ha asegurado que los combatientes libios están ayudando a los rebeldes sirios en disciplinas como las comunicaciones, la logística, labores humanitarias y empleo de armamento pesado. En concreto, los combatientes libios tienen varias bases de entrenamiento en la que imparten formación táctica y estratégica.
Najjar ha afirmado que ha quedado sorprendido por el escaso armamento y organización que tienen los rebeldes sirios y ha asegurado que la mayoría musulmán suní siria está más reprimida bajo el régimen de Al Assad de lo que lo estaban los libios durante el mandato del coronel Muamar Gadafi.
"Quedé impresionado. No hay nada que te puedan decir para estar preparado para lo que vas a ver. La situación de los musulmanes suníes aquí, su estado de ánimo, su fe... Todas esas cosas han quedado corroídas por el régimen durante los últimos tiempos", ha dicho.
"Casi lloré cuando les vi con las armas. Las pistolas estaban absolutamente inservibles. Nos están vendiendo las sobras de la guerra de Irak, sobras de aquí y de allá", ha explicado el combatiente libio. "Afortunadamente, estas son las cosas que podemos hacer por ellos: sabemos cómo arreglar armas, cómo mantenerlas, cómo encontrar problemas y arreglarlos", ha añadido.
Por último, ha pronosticado que habrá más combatientes musulmanes libios y extranjeros que se sumarán a la lucha por derrocar al régimen de Al Assad y ha destacado que los rebeldes tienen ahora un arsenal "cinco veces más potente" que el que tenían a principios de la revuelta, a mediados de marzo de 2011, con armas antiaéreas y rifles de francotirador incluidos.