Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Comida para perros y bombillas con dinero público británico

Gordon Brown se ha visto obligado a pedir disculpas. Vídeo:Informativos Telecincotelecinco.es
"Quiero pedir disculpas en nombre de los políticos, en nombre de todos los partidos, por lo que ha pasado en los últimos días". Ningún partido se libra del escándalo. El primer ministro británico, Gordon Brown, pedía perdón así este lunes en medio de la polémica ante los excesos de los miembros del Parlamento. Según publica, 'The Daily Telegraph', los políticos ingleses de todas las formaciones han explotado el sistema de gastos para costear su estilo de vida. Sin embargo, el principio fundamental de este sistema es que los mismos sólo pueden hacerse si están relacionados "necesaria y exclusivamente" con el trabajo del parlamentario.
El diario hace una lista de 'excesos' . Incluso Gordon Brown pagó una factura de 6.577 libras a su hermano Andrew por los servicios de limpieza en un piso que tiene en Londres. El del ministro de Justicia, Jack Straw, quien obtuvo un 50% de descuento de su impuesto municipal, reclamó al Parlamento que se le pagase el monto total, estimado en 1.500 libras al año. El titular de Asuntos Exteriores, David Miliband, gastó altas sumas en jardinería para la casa que tiene en su circunscripción de South Shields. La ministra para las Comunidades, Hazel Blears, gastó casi 5.000 libras (unos 5.605 euros) en muebles en pocos meses, después de comprarse un tercer piso en la capital británica. Sin embargo, no todo son grandes gastos en este escándalo como los ya citados. El titular de Medio Ambiente, Hilary Benn, solicitó sólo 147 libras en comida.
El escándalo también salpica a los "tories" aunque no alcanzan a las figuras principales de la formación política, como Cameron; el portavoz de Asuntos Exteriores, William Hague, o el responsable de Economía, George Osborne, según el periódico. El portavoz conservador de Sanidad, Andrew Lansley, renovó su casa con dinero del contribuyente antes de ponerla a la venta, mientras que la responsable tory para Gales, Cheryl Gillan, se vio obligada también a pedir disculpas tras reclamar el pago por la compra de comida para perros. El portavoz conservador para las Universidades, David Willetts, reclamó más de 112 euros para que unos trabajadores cambiaran 25 bombillas en su casa, en tanto que el responsable del Política del partido, Oliver Letwin, pidió el pago de más de 2.000 libras (unos 2.240 euros) para reparar una tubería estropeada debajo de una pista de tenis.
El líder Tory, Cameron, ha admitido que hoy es otro día malo para el Parlamento y, además, para su partido. "Hay que decir que el sistema que tenemos y usamos está equivocado y que lo lamentamos".El ex arzobispo de Canterbury, Lord Carey, ha calificado estos gastos de "cultura del abuso".
Tras divulgarse esta información, las autoridades de la Cámara de los Comunes han pedido a Scotland Yard que investigue la filtración de los datos sobre los gastos de los diputados. La Cámara, ha afirmado un portavoz oficial, considera que existen "motivos razonables para creer que se ha podido cometer un delito". Todo esto llega en un momento en que la popularidad de Gordon Brown cae en picada. CGS