Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Comisión Nacional para los DDHH de México constata torturas y violaciones de militares a civiles

La Comisión Nacional para los Derechos Humanos (CNDH) de México ha constatado que un grupo de militares cometió torturas y violaciones contra seis personas y ha emitido una serie de recomendaciones al Gobierno de Enrique Peña Nieto para evitar que se repitan estos hechos.
Los hechos se remontan a 2012, cuando "elementos navales adscritos al 7º Batallón de Infantería violaron los Derechos Humanos a la libertad, la integridad y la seguridad personal en agravio de seis personas, de las cuales a una de ellas se le vulneró la inviolabilidad del domicilio, cuatro fueron torturadas y contra tres se ejerció violencia sexual".
"Una de las víctimas manifestó que el 13 de abril de 2012, aproximadamente a las 11.00 horas, desayunaba sola en un puesto de comida ubicado en Boca del Río, Veracruz, cuando una persona se le acercó, le apuntó a la cabeza con un arma, le cubrió la cabeza con una manta negra y le dijo que si no hacía lo que le decían la matarían", ha dicho la CNDH.
"Esta víctima fue subida a un vehículo y trasladada a un cuartel de la Secretaría de Marina (SEMAR), sin explicarle las razones o el motivo de su detención. En ese lugar, los elementos navales aprehensores le propinaron golpes, descargas eléctricas en sus genitales y en los senos", ha añadido.
Otra de las víctimas ha contado que "el 13 de abril de 2012, aproximadamente a las 8.30 horas, estaba en su casa, también en Boca del Río, cuando elementos de la SEMAR llamaron a la puerta e ingresaron para golpearla y trasladarla con otras cuatro personas a instalaciones navales, donde la agredieron físicamente y le propinaron descargas eléctricas en la zona genital y en ambos pies, lo que tuvo como consecuencia que le amputaran un dedo del pie derecho".
La CNDH ha incidido en que "los efectivos navales trasgredieron el derecho a la libertad e integridad sexual de tres víctimas, colocándolas en una situación en la que era nula su toma de decisiones respecto de su cuerpo y su sexualidad (...), por lo que también constituye tortura".
RECOMENDACIONES
La CNDH se ha dirigido al Secretario de Marina, el almirante Vidal Francisco Soberón, para formular una serie de recomendaciones, "consistentes en proporcionar a las seis víctimas la atención psicológica y médica de forma continua hasta que alcancen su total sanación".
También ha instado a la SEMAR a "colaborar con las instancias investigadoras en la presentación y seguimiento de la denuncia de hechos que realizará la CNDH, y a responder a los requerimientos que le realicen, en forma oportuna y activa, para que se investigue a los servidores públicos que participaron en los hechos".
Además, ha apuntado a la necesidad de "capacitar a todo el personal naval mediante cursos impartidos por personal calificado y con suficiente experiencia en los temas de Derechos Humanos y procuración de justicia, para combatir estos hechos".