Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Comité del Nobel culpa al Gobierno chino de la "prematura" muerte de Liu Xiaobo

El Comité Noruego del Nobel ha lamentado la muerte del disidente chino Liu Xiaobo y advertido de que Pekín tiene "una gran responsabilidad" en su "prematuro" fallecimiento, atribuido a un cáncer terminal que le costó la vida apenas unas semanas después de abandonar la cárcel.
"Consideramos muy preocupante que Liu Xiaobo no fuese trasladado a una instalación donde poder recibir un tratamiento médico adecuado antes de que enfermase de forma terminal", ha denunciado la presidenta del Comité, Berit Reiss-Andersen.
Asimismo, también ha lamentado el "silencio" y las "reacciones dudosas" que ha habido en parte de la comunidad internacional a la hora de denunciar el empeoramiento de la salud de Liu y reclamar su liberación incondicional, de tal forma que pudiese abandonar China junto a su familia.
"Es triste y preocupante que los representantes del mundo libre, que tienen laq democracia y los Derechos Humanos en alta estima, estén menos dispuestos a alzar la voz en defensa de estos derechos para beneficio de otros", ha apuntado Reiss-Andersen.
Liu, condenado en 2009 por "incitar a la subversión del poder estatal" por firmar un documento crítico con el régimen comunista, fue galardonado un año más tarde con el Nobel de la Paz por sus tres décadas de activismo incansable, que comenzaron en 1989 con un apoyo explícito a los manifestantes de la plaza de Tiananmen.
Liu Xiaobo no pudo viajar a recoger su Nobel y los organizadores mantuvieron ese año una silla vacía como gesto de homenaje. "Tenemos que aceptar que su silla ahora estará siempre vacía", ha lamentado Reiss-Andersen. Sin embargo, la presidenta del Comité ha expresado su "profunda convicción" de que el activista "seguirá siendo un símbolo para quienes luchan por la paz, la democracia y un mundo mejor".
"Fue un verdadero preso de conciencia y pagó el precio más alto posible por su incansable lucha. Confiamos en que sus esfuerzos no hayan sido en vano", ha afirmado. Las ideas de Liu "no pueden ser encarceladas y nunca morirán.