Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Comité para la Protección de Periodistas exige a Turquía que libere al periodista sirio Rami Jarrah

El Comité para la Protección de Periodistas (CPJ) ha reclamado a las autoridades turcas la liberación inmediata de Rami Jarrah, un periodista sirio establecido en Turquía y retenido desde el pasado miércoles.
Jarrah fue detenido por agentes de Inmigración tras solicitar un permiso de residencia en la ciudad fronteriza de Gaziantep, según el testimonio al CPJ aportado por un periodista familiarizado con el caso.
Los motivos de la detención de Jarrah no están claros pero fue interrogado sobre su trabajo en la prensa, según el relato de ese mismo periodista, que ha pedido permanecer en el anonimato dada la naturaleza del caso.
Jarrah huyó de Siria junto a su mujer y su hijo en 2011, por temor a que su papel informando para medios de todo el mundo sobre el conflicto le pusiera en peligro, según ha indicado el diario 'The New York Times'.
Mientras estuvo en Siria, el periodista colaboró con medios como la CNN, Al Yazira o la radio estadounidense NPR. Tras dejar Siria, fue uno de los cofundadores del grupo de periodismo independiente ANA PRESS, que proporciona material gráfico e informaciones a medios como 'The New York Times', el Huffington Post y otros, y siguió viajando a su país para informar sobre el conflicto.
"Pedimos a las autoridades turcas que pongan inmediatamente en libertad a Rami Jarrah y le permitan trabajar en Turquía sin temor a impedimentos", ha subrayado Nina Ognianova, coordinadora del programa de Europa y Asia Central en el CPJ, en un comunicado.
"Jarrah es reconocido por su periodismo independiente sobre la guerra en Siria, que ha cubierto desde hace años con gran riesgo personal. Los periodistas sirios que, como Jarrah, buscan en Turquía refugio, deberían ser protegidos en lugar de detenidos y amenazados", ha explicado.
Jarrah estuvo brevemente en un centro de detención para extranjeros, pero a continuación fue llevado a otra instalación a última hora del jueves, según ha declarado al CPJ el periodista que ha informado del caso.
Se le ha permitido disponer de un abogado y no se le han presentado cargos por ningún delito, según esta misma fuente. El CPJ no ha podido aclarar en qué centro se encuentra retenido. Durante las semanas previas a su arresto, Jarrah estuvo informando sobre los ataques aéreos rusos en Siria y las atrocidades del grupo terrorista Estado Islámico, según ha señalado el Comité para la Protección de Periodistas.
Varios periodistas de la zona han confirmado a esta organización que viajó a Siria desde Turquía varias veces. "Cruzar a Siria es un reto para los informadores, algunos de los cuales explican que han tenido que hacerlo de forma irregular por las restricciones impuestas por los agentes turcos", ha recordado el CPJ.
"Como muestran las investigaciones del CPJ, el periodismo independiente hecho por ANA PRESS es cada vez más escaso en Siria, y cada vez más periodistas trabajando dentro del país son miembros de grupos armados o están protegidos por estos grupos", ha concluido.