Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenada a morir lapidada por adulterio

"'Por favor, ayúdennos a poner fin a esta pesadilla y no dejen que se convierta en una realidad. Ayúdennos a salvar a nuestra madre". Es la petición desesperada de Farideh y Sajad, los dos hijos de Sakineh Mohammadi Ashtiani, condenada a ser lapidada en Irán.

Según informa el 'Daily Mail', las autoridades han declarado a la mujer culpable de adulterio tras haber mantenido una "relación ilícita" con dos hombres.

Por los mismos hechos, Sakineh ya fue condenada hace cinco años a recibir 99 latigazos por todo el cuerpo. A pesar de ello, ahora la mujer también ha sido declarada culpable de adulterio y condenada a muerte por lapidación.

Las llamadas de clemencia de la comunidad internacional no han tardado en producirse. Así, Amnistía Internacional ha pedido a las autoridades iraníes que pongan fin a la inminente ejecución de la mujer.

Confesión bajo coacción

El 13 de junio de este año, el abogado de Sakineh Mohammadi Ashtiani, Mohammad Mostafaei, publicó un artículo, Sakineh on the threshold of stoning (Sakineh, a las puertas de la lapidación), en el que señalaba que no existen obstáculos legales para que su ejecución se lleve a cabo en cualquier momento.

Sakineh se encuentra presa desde 2005. La mujer se ha retractado de la 'confesión' que hizo durante su interrogatorio alegando que había sido coaccionada para hacerla.

Pese a ello tres de los cinco magistrados que formaban el tribunal la declararon culpable basándose en el 'conocimiento del juez', principio de la legislación iraní que permite a los jueces adoptar una decisión subjetiva y posiblemente arbitraria en relación con la culpabilidad del acusado aun en ausencia de pruebas claras o concluyentes.

Explícitos sobre cómo llevar a cabo la ejecución

El Código Penal iraní estipula que la pena por adulterio es la ejecución por lapidación y es muy específico con respecto al modo de llevar a cabo la ejecución y al tipo de piedras que deben utilizarse.

El artículo 102 dispone que para la lapidación los hombres tienen que ser enterrados hasta la cintura y las mujeres hasta el pecho. El artículo 104 dispone, en relación con la pena por adulterio, que deben utilizarse piedras «no tan grandes como para matar a la persona de uno o dos golpes ni tan pequeñas como para no poder considerarlas piedras». La muerte por lapidación viola los artículos 6 (derecho a la vida) y 7 (prohibición de la tortura y los tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes) del «Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos».

Una violación de los derechos que no cesa

Desde 2002 han muerto lapidados en Irán, al menos, seis hombres y una mujer. Según fuentes de Amnistía Internacional, actualmente al menos siete mujeres y dos hombres siguen expuestos a ser lapidados. Las mujeres son: Iran A., Khayrieh V., Ashraf Kalhori, Kobra Babaei, Sakineh Mohammadi, M.J. y Hashemi-Nasab. Los hombres son: Mohammad Ali Navid Khamami y Naghi Ahmadi.

Para evitar nuevos casos de lapidación, es necesario que las autoridades iraníes promulguen de inmediato una ley que prohíba inequívocamente la lapidación como pena judicial.