Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenado tras huir al ver que le habían ingresado 10 millones de dólares por error

Cajero banco (Efe)telecinco.es

Un tribunal de Nueva Zelanda ha condenado a cuatro años y siete meses de cárcel a un hombre que huyó del país en abril de 2009 tras comprobar que alguien le había ingresado por error 10 millones de dólares en su cuenta bancaria. Él y su novia de entonces se convirtieron en fugitivos durante más de dos años.

Hui 'Leo' Gao y Kara Hurring, que ya no son pareja, han sido condenados este viernes por un tribunal de la ciudad de Rotorua. Hurring deberá estar nueve meses bajo arresto domiciliario.
"Ojalá hubiera tenido otra oportunidad", ha declarado Gao al canal TV ONE. "Si volviesen a ingresar dinero en mi cuenta, ustedes saben que lo devolvería. No lo volveré a hacer", ha añadido.
Al ver el ingreso, "experimenté todo tipo de emociones, estaba entusiasmado, muy entusiasmado, y también sentía pánico. Estaba paranoico", ha explicado. "Desgraciadamente, seguí el consejo equivocado", ha manifestado Gao, que en aquel momento era dueño de una gasolinera.
Unos días después, él y su novia viajaron a la ciudad de Auckland, desde donde fue transfiriendo el dinero (en grupos de 500.000 dólares) a bancos de Hong Kong. Una semana después viajó a Hong Kong para ir a ver a sus padres a Macao y luego se reunió con Hurring y con su hija.
Hurring fue detenida cuando volvió a Auckland en febrero de 2011 para renovar el pasaporte de su hija. El pasado mayo fue declarada culpable de 30 cargos de robo, de intentar usar una tarjeta bancaria deshonestamente y de blanquear dinero por valor de 256.000 dólares.
Gao, por su parte, fue extraditado desde Hong Kong en diciembre de 2011 después de que lo arrestaran cuando se disponía a entrar en ese territorio desde China. En junio se declaró culpable de siete cargos de robo por valor de 6,7 millones de dólares que transfirió a cuentas de Macao y Hong Kong.
El banco Westpac recuperó 2,9 millones de dólares cuando las cuentas de Gao fueron congeladas, pero otros 3,7 millones aún no se han localizado y el condenado ha dicho que no puede devolver el dinero.