Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenado a cadena perpetua el responsable del secuestro y asesinato de un adolescente palestino en 2014

Un tribunal de Israel ha condenado este martes a cadena perpetua y 20 años de cárcel a Yosef Ben David, responsable principal del secuestro y asesinato del adolescente palestino Mohamed Abu Jdeir en junio de 2014.
El Tribunal del Distrito de Jerusalén ha ordenado además a Ben David a pagar 150.000 shekels (unos 34.530 euros) en compensación a la familia Abu Jdeir, así como otros 20.000 shekels (cerca de 4.604 euros) a Musa Zalum, al que intentó secuestrar unos días después.
Ben David y dos menores, también sentenciados a distintas penas por su responsabilidad en el asesinato, secuestraron a Abu Jdeir y le agredieron y quemaron vivo días después de que tres adolescentes israelíes fueran también raptados y asesinados.
Poco después del anuncio del veredicto, Ben David se ha disculpado por primera vez ante la familia Abu Jdeir, argumentando que "todo lo ocurrido estaba fuera de su control". "No es ese mi carácter ni quién soy. Me disculpo y pido que se me perdone", ha agregado.
El padre de Abu Jdeir, Hussein, ha subrayado que la sentencia no es suficiente. "Queremos que esté en prisión el resto de su vida y que se muera allí", ha recalcado. La cadena perpetua en Israel equivale a 25 años de cárcel.
Familiares del adolescente palestino asesinados presentes durante la vista reclamaron la pena de muerte para Ben David, tildándole de "asesino", "racista" y "basura", según ha informado el diario israelí 'Yedioth Ahronoth'.
Los secuestros y asesinatos de los adolescentes israelíes --Gil-Ad Shaer, Naftali Frenkel and Eyal Yifrach-- y de Abu Jdeir incrementaron las tensiones en la zona, situación que derivó en la ofensiva israelí del 8 de julio y se prolongó durante siete semanas.
La 'Operación Margen Protector' se saldó con la muerte de más de 2.200 palestinos, la mayoría de ellos civiles y entre ellos 540 niños. Por parte israelí murieron 67 soldados y seis civiles.