Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenados a cadena perpetua en Costa de Marfil tres militares por el asesinato del expresidente Robert Guei

Un tribunal de Costa de Marfil ha condenado a cadena perpetua este jueves a tres altos cargos militares por el asesinato en 2002 del antiguo líder de la junta y presidente del país Robert Guei.
Según las informaciones facilitadas por la emisora Radio France Internationale, los condenados a cadena perpetua son el general Brunot Dogbo Blé, antiguo comandante de la Guardia Republicana; el comandante Anselme Séka Yapo y el mariscal de campo Iogis Séry Daléba.
El tribunal ha condenado además a otras cinco personas a diez años de cárcel por su papel en el asesinato. Los abogados de la defensa ya han anunciado que apelarán el fallo.
Por su parte, las familias de las víctimas se han mostrado satisfechas por los veredictos, si bien han recalcado que el tribunal no ha conseguido esclarecer las circunstancias exactas del asesinato de Guei.
Geui fue nombrado jefe del Ejército en 1990 por el entonces presidente Félix Houphouët-Boigny, y tras su muerte en 1993 se distanció del nuevo mandatario, Henri Konan Bédié.
El jefe del Ejército fue cesado en 1995 después de oponerse a movilizar sus tropas para poner fin a una disputa entre Bédié y el líder opositor Alassane Ouattara, quien en la actualidad preside el país africano.
Tras el golpe de Estado contra Bédié en 1999, Guei fue puesto al frente de la junta militar, tras lo que anunció que ocuparía el cargo de presidente, lo que hizo entre diciembre de 1999 y octubre de 2000, cuando perdió las elecciones frente a Laurent Gbagbo.
Su negativa a reconocer la victoria electoral de Gbagbo desencadenó una oleada de protestas y finalmente se retiró a una ciudad ubicada cerca de la frontera con Liberia. Finalmente, fue asesinado en la capital, Abiyán, en las primeras horas de la guerra civil desencadenada en 2002.