Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenados dos militares serbobosnios por el genocidio de Srebrenica

El Tribunal de Bosnia y Herzegovina ha condenado este lunes a penas de 16 y 19 años de cárcel a dos antiguos comandantes militares serbobosnios por su participación en el genocidio de Srebrenica en 1995, en el que murieron 8.000 musulmanes.
Los dos hombres, Slavko Peric y Momir Pelemis, formaban parte del primer batallón dentro de la brigada Zvornik. El juez Ljubomir Kitic ha resuelto que los dos son culpables de participar en la detención y muerte de al menos mil musulmanes y, por este motivo, condena a 19 años de prisión a Peric, de 43 años de edad, y a 16 a Pelemis, que tiene actualmente 61 años.
Ambos, explica el juez, "participaron en una empresa criminal con otros miembros del Ejército y la Policía serbobosnios" y cuyo "plan y propósito común" consistía en "transferir permanente y forzosamente a toda la población musulmana de Srebrenica.
Las fuerzas serbobosnias, con el general Ratko Mladic al frente, orquestaron una matanza de hombres y niños bosniacos tras la captura de la ciudad, que estaba bajo la protección de 'cascos azules' de la ONU. El Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia juzgará a Mladic por esta masacre.
Según el juez, Peric y Pelemis orquestaron la ejecución sumaria de los musulmanes detenidos en las granjas de Pilica y Branjevo, cerca de la localidad de Zvornik, unos 70 kilómetros al norte de Srebrenica. En cuestión de horas se perpetró en Pilica una de las mayores matanzas y uno de los crímenes más graves cometidos en el conflicto que se prolongó desde 1992 a 1995.
Los cuerpos de los cientos de bosniacos, trasladados a ciegas y esposados hasta el lugar de su ejecución, fueron arrojados en fosas comunes y posteriormente trasladados para intentar borrar las pistas de los crímenes cometidos.