Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenados a muerte cuatro miembros del equipo de seguridad del exvicepresidente Tarek al Hashemi

El Tribunal Criminal Central de Irak ha condenado este jueves a muerte a cuatro miembros del equipo de seguridad del exvicepresidente Tarek al Hashemi, quien se encuentra fugado desde diciembre de 2011 después de que el Gobierno iraquí dictara una orden de arresto contra él por la supuesta organización de escuadrones de la muerte.
Los cuatro condenados han sido declarados culpables de detonar un artefacto explosivo al paso de una patrulla de la Policía, según ha informado la cadena de televisión semioficial Al Iraqiya.
Sobre Al Hashemi, que se encuentra en Turquía, pesa una 'alerta roja' de la Interpol. El exvicepresidente ha asegurado que apelará la decisión en su contra y ha descartado cualquier posible entrega a las autoridades.
Interpol ha vinculado su aviso con las investigaciones contra el exvicepresidente iraquí como "sospechoso de haber organizado y financiado ataques terroristas en el país". "La 'alerta roja' de Interpol va a restringir de forma importante la capacidad de Tareq al Hashemi para viajar y atravesar las fronteras internacionales", declaró en mayo de 2012 el secretario general de Interpol, Ronald K. Noble.
La 'alerta roja' no equivale a una orden internacional de arresto, pero sí supone un llamamiento a los 190 miembros de Interpol para que ayuden a localizar y a entregar a la Justicia a Al Hashemi, precisó Noble. Turquía no ha reaccionado por el momento a la petición del organismo, del que forma parte.
Al Hashemi, un destacado dirigente suní, huyó de Bagdad y ha acusado al primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, de controlar los tribunales. El exvicepresidente ha negado todos los cargos y ha denunciado que el caso tiene motivos políticos.