Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenan a 70 años de cárcel a un ex jefe policial por la desaparición forzada de un universitario

Un tribunal guatemalteco ha condenado este martes a 70 años de cárcel al ex jefe policial Pedro García Arredondo por la desaparición forzada del estudiante universitario Édgar Saénz Calito en 1981, durante la guerra civil que vivió el país centroamericano entre 1960 y 1996.
El Tribunal Primero A de Mayor Riesgo ha condenado a 30 y 40 años de cárcel por los delitos de desaparición forzada y "deberes contra la Humanidad", respectivamente, al ex jefe policial por el caso de Saénz Calito, estudiante de ingeniería agrónoma de la Universidad de San Carlos.
El fiscal del caso, Orlando López, y el abogado querellante, Mynor Alvarado, han conseguido probar que García Arredondo planificó y apoyó la detención y la desaparición forzada del estudiante universitario, según informan los medios de comunicación guatemaltecos.
Saénz Calito fue detenido en mayo de 1981 por un delito de "actividad contra la seguridad interior de la nación" y declarado "enemigo interno", ya que poseía propaganda de la Organización del Pueblo en Armas (ORPA). Un mes después, fue puesto en libertad.
Entonces, agentes del Comando Seis de la Policía Nacional, siguiendo órdenes de García Arredondo, lo detuvieron de forma extraoficial y lo sometieron a interrogatorios bajo torturas, hasta que finalmente desapareció.
El ex jefe policial fue detenido el año pasado. Tras este juicio, deberá enfrentarse a otros por la quema de la Embajada de España, el 31 de enero de 1980, y por el asesinato de varios líderes estudiantiles, entre ellos Oliverio Castañeda De León y Antonio Ciani.
Ésta es la cuarta sentencia condenatoria que dictan los tribunales guatemaltecos contra ex agentes de seguridad por los crímenes perpetrados durante la guerra civil que enfrentó durante 36 años al régimen militar y a las guerrillas de izquierda acabando con la vida de unas 200.000 personas.