Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El gobierno ecuatoriano dispuesto a cooperar con Inglaterra sobre el caso Assange

Ecuador estaría dispuesto a cooperar con el gobierno británico sobre el caso del fundador de WikiLeaks, Julian Assange. Al parecer, la fuerte presencia policial inglesa en los alrededores de la embajada ecuatoriana, está intimidando al personal diplomático, según informa el diario inglés The Guardian.

La fuerte presencia de la policía inglesa en los alrededores del edificio de la embajada ecuatoriana, donde se encuentra Julian Assange, está comenzando a poner nervioso al personal ecuatoriano de la embajada. Por ello las últimas noticias que llegan desde Londres, es que puede haber una cooperación entre el gobierno ecuatoriano y el británico, sobre Assange.
En un principio parecía que las relaciones entre ambos países se rompían tras anunciar Ecuador, la concesión del asilo político a Julian Assange, implicado en un caso de abusos sexuales.  El fundador de Wikileaks permanece encerrado en la Embajada ecuatoriana en Londres porque Reino Unido se niega a darle un salvoconducto. Su abogado, Baltasar Garzón, está dispuesto a acudir a la Corte Internacional de Justicia. Y Ecuador argumenta que las represalias de los países afectados por las filtraciones de Wikileaks pueden "poner en riesgo su seguridad, integridad, e incluso su vida".
Según asegura el diario, se ha realizado una llamada desde el Ministerio de Asuntos Exteriores británico al embajador ecuatoriano para informar que aún hay voluntad de hablar y negociar.
La principal baza para el gobierno británico se basa en  que pueden utilizar la ley Diplomática y Consular Local de 1987, donde pueden entrar a la embajada y detener Julian Assange.
Distintos Gobiernos iberoamericanos y organismos como la Organización de Estados Americanos han apoyado la decisión de Ecuador y han convocado reuniones de urgencia al más alto nivel para hacer un seguimiento de la crisis. Estados Unidos y Canada han dado su apoyo a Reino Unido en un conflicto que va a más y cuya resolución puede llevar bastante tiempo.