Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El laico Congreso para la República de Túnez, "preparado para formar una coalición"

Un miembro del partido laico Congreso para la República ha declarado que están "preparados para formar una coalición gubernamental basada en un programa unificado" con los islamistas Ennahda y los laicos Ettakatol.
El partido islamista moderado Ennahada se declaró ayer lunes, sin haberse escrutado aun todas las papeletas, ganador de las primeras elecciones libres de Túnez celebradas el domingo, cuyos resultados oficiales se conocerán esta tarde.
"Los primeros resultados confirmados muestran que Ennahda ha obtenido el primer lugar", declaró el director de campaña, Abdelhamid Jlazzi, fuera de la sede del partido en el centro de la capital tunecina, mientras unas 300 personas en la calle gritaban "¡Allahu Akbar!" ("Alá es grande") o cantaban el himno nacional tunecino.
Conscientes de que hay gente en Túnez y otros lugares que ven en el resurgimiento de los islamistas una amenaza a los valores modernos y liberales, los responsables de Ennahda han declarado que están dispuestos a formar coalición con dos partidos seculares, el Congreso para la República y Ettakatol.
"No escatimaremos en esfuerzos para crear una alianza política estable (...) tranquilizamos a los inversores y a los socios económicos", declaró Jlazzi.
"Estamos preparados para una coalición gubernamental basada en un programa unificado", declaró a Reuters Samir Ben Amor, alto cargo del Congreo para la República. "Es posible que Ennahda, Ettakatol y el Congreso puedan formar el nuevo Gobierno", añadió.
PRIMERAS ELECCIONES LIBRES DE TÚNEZ
La votación del domingo fue para formar una asamblea que permanecerá durante un año para diseñar una nueva Constitución y designar un nuevo Gobierno y presidente interinos que dirijan el país hasta unas nuevas elecciones a finales de 2012 o principios de 2013.
"Es un momento histórico", apuntó Zeinab Omri, una joven con 'hiyab'. "Nadie puede dudar de este resultado. Muestra claramente que los tunecinos son gente apegada a su identidad islámica", añadió.
Sin embargo, el éxito del partido islamista ha sido recibido de diferentes formas en Túnez. La fuerte tradición laica del país se remonta al primer presidente tras la independencia, Habiba Bourguiba, quien llamó al 'hiyab' "trapo asqueroso".
"Siento mucho miedo y preocupación tras este resultado", reconoce la periodista de 28 años Meriam Othmani. "Los derechos de las mujeres se verán erosionados", declaró. "Además, verá el regreso de la dictadura una vez Ennahda logre la mayoría en la asamblea constituyente", añadió.
El principal rival laico de Ennahda, el Partido Demócrata Progresista, reconoció su derrota. Había advertido a los votantes de que los valores liberales y modernos serían amenazados si los islamistas ganaban. "Felicitamos al ganador y estaremos entre la oposición", dijo el partido en un comunicado.