Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Consejo Presidencial de Libia pedirá una semana más de plazo para nombrar al Gobierno de unidad

El Consejo Presidencial de Libia reclamará a la Cámara de Representantes --el Parlamento oficial-- una semana más de tiempo para crear el Gobierno de unidad, después de que el organismo rechazara la primera propuesta.
Según las informaciones facilitadas por el diario local 'The Libya Herald', el Consejo Presidencial ha logrado acordar la práctica totalidad de los nombres, si bien sigue habiendo diferencias sobre el ministro de Defensa.
Los seguidores de Jalifa Haftar, jefe de las Fuerzas Armadas, exigen que o él o alguno de sus subalternos sean nombrados para el cargo, si bien esta posibilidad cuenta con numerosos opositores.
Por ello, el organismo está valorando incluso la posibilidad de que el primer ministro de consenso, Fayez Serraj, sea puesto al frente de la cartera. También se baraja dejar el puesto vacante, lo que supondría un gran problema ante la situación de seguridad que atraviesa el país.
El Acuerdo Político de Libia establece la creación de un gobierno de unidad nacional con un primer ministro de consenso apoyado por un Consejo Presidencial con seis viceprimeros ministros y tres ministros, que ya han sido elegidos.
El pacto también contempla la creación de un Consejo de Estado, que será un órgano consultivo integrado por unos 150 representantes que proceden del Congreso General Nacional de Trípoli.
El Parlamento, por su parte, quedará constituido por los miembros de la Cámara de Representantes de Tobruk, mientras que el Gobierno todavía no tiene asignada su sede. Las nuevas autoridades tendrán que alcanzar algunos acuerdos de seguridad para poder establecer en un futuro próximo la sede del Ejecutivo en Trípoli.
El acuerdo ha contado con el respaldo de más de cien representantes de las delegaciones gubernamentales de Tobruk y Trípoli, aunque no con la firma de los presidentes de las dos cámaras legislativas.