Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Consejo de Seguridad dice que los ataques en Ben Guerdène "no revertirán la democracia" en Túnez

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha asegurado este miércoles que los ataques ejecutados el 7 de marzo en la localidad tunecina de Ben Guerdène "no revertirán la democracia" en el país norteafricano.
Así, los países miembro han afirmado que "ningún atentado de ese tipo podrá revertir la democracia en Túnez y los esfuerzos del país encaminados a la recuperación económica y el desarrollo".
En su comunicado, los países miembro del organismo han recalcado que "todos los actos de terrorismo son criminales e injustificables, independientemente de su motivación". Los ataques se saldaron con la muerte de 19 civiles y miembros de las fuerzas de seguridad, así como 36 terroristas.
El Ministerio de Defensa de Túnez ha indicado este miércoles que otros diez presuntos terroristas han muerto desde el ataque en operaciones llevadas a cabo en los alrededores de la ciudad, en las que ha muerto un soldado.
El primer ministro de Túnez, Habib Essid, aseguró el lunes que el ataque ejecutado en la localidad, ubicada cerca de la frontera con Libia, tenía como objetivo establecer "un emirato del Estado Islámico" en la región.
Los enfrentamientos comenzaron cuando un grupo de milicianos supuestamente llegado desde Libia atacó un puesto de control de la Policía tunecina y un cuartel del Ejército. Ninguna organización se ha atribuido la responsabilidad de esta acción.
Más de 3.000 tunecinos se han sumado a la lucha del Estado Islámico en Siria y en Irak, lo que ha hecho saltar todas las alarmas en Túnez ante la posibilidad de un retorno que tendría, como paso intermedio, la caótica Libia.
Milicianos islamistas entrenados en Libia han perpetrado varios ataques en territorio tunecino en 2015, por lo que el Gobierno ha decidido reforzar la seguridad en la zona fronteriza.