Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Consejo de Seguridad advierte de que el ataque a una base de la ONU podría ser un "crimen de guerra"

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha condenado este sábado el ataque contra los civiles alojados en una base de la ONU en la localidad de Bor y ha advertido de que este suceso podría ser considerado un "crimen de guerra".
El órgano de la ONU ha alertado sobre los últimos ataques emprendidos por grupo armados en el país, que han afectado a numerosos civiles, aunque ha hecho hincapié en su comunicado al del pasado 17 de abril, en el que murieron al menos 48 personas.
"Los miembros del Consejo de Seguridad condenan en los términos más enérgicos estas acciones y subraya que los ataques contra los civiles y 'cascos azules' de Naciones Unidas pueden constituir un crimen de guerra", ha afirmado.
Desde mediados de diciembre de 2013, miles de personas han muerto y más de un millón se han visto desplazadas de sus hogares en Sudán del Sur por los enfrentamientos entre los seguidores del presidente Kiir y los simpatizantes del exvicepresidente Riek Machar.
El conflicto en el que es el estado más joven de África tiene una parte tribal, toda vez que Kiir es miembro de la etnia dinka y ha estado enfrentado con Machar, que es nuer, por el control de varias localidades estratégica del país hasta que se firmó un acuerdo de alto el fuego el pasado 23 de enero.
El ataque de este jueves contra la base de la ONU, situado a unas 120 millas al norte de la capital del país, Yuba, ha sido atribuido a ciudadanos locales que querían vengarse de los nuer por la pérdida de la localidad de Bentiu.