Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Consejo de Seguridad critica los impedimentos de las partes en conflicto en Darfur a las tareas de la UNAMID

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha aprobado este jueves por unanimidad una resolución en la que pide a las partes implicadas en el conflicto en la región sudanesa de Darfur que no obstaculicen los trabajos de la Operación Híbrida de la Unión Africana y las Naciones Unidas en Darfur (UNAMID).
El Consejo ha analizado la necesidad de que la UNAMID reconfigure su estructura para hacer más eficaz su labor y ha recordado que entre sus prioridades está la protección de la población civil, la entrega de ayuda humanitaria y la mediación entre el Gobierno y los grupos armados rebeldes.
Asimismo, ha expresado su "profunda preocupación" por el "considerable" deterioro de la seguridad en la provincia durante 2013 y principios de 2014 y por el recrudecimiento de la violencia intercomunitaria, en la que participan miembros de unidades paramilitares y milicias tribales.
El organismo ha condenado además los ataques contra la UNAMID y ha reiterado su convicción de que la solución al conflicto sólo llegará a través de un acuerdo político inclusivo.
"El Gobierno de Sudán debe ver que después de once años ha sido incapaz de derrotar a los rebeldes y estos tienen que aceptar que después de ese tiempo no han podido controlar todo el territorio. Y en este estado de cosas, los únicos que sufren son los civiles. Y eso es inaceptable", ha dicho el jefe de la UNAMID, Mohamed Ibn Chambas.
Por su parte, el representante británico ante Naciones Unidas, Mark Lyall Grant, que ha impulsado la resolución, ha recalcado que el Consejo de Seguridad "llama a todas las partes a cesar la violencia de inmediato, a que se impliquen en el proceso político y a que colaboren de forma total con UNAMID".
La UNAMID ha estado desplegada en la región desde 2007 y durante este periodo han muerto 170 de sus integrantes. El conflicto en Darfur ha supuesto la muerte de 300.000 personas y el desplazamiento de otros dos millones, según los datos de la ONU, si bien Jartum cifra el número de fallecidos en 10.000.