Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Consejo de Seguridad, "indignado" con los ataques contra civiles e instalaciones médicas en Siria

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha expresado este jueves su "indignación" por los últimos ataques contra civiles e instalaciones médicas en Siria, recalcando que "podrían equivaler a crímenes de guerra".
En su comunicado, los países miembro del organismo han recalcado que las partes en conflicto "tienen la obligación de distinguir entre población civil y combatientes", al tiempo que han recordado la prohibición contra "ataques indiscriminados y contra objetivos civiles".
En las últimas semanas han sido bombardeados un campamento de desplazados internos en el norte de Siria y varios hospitales e instalaciones médicas, ataques que se han saldado con decenas de víctimas y de los que Gobierno y rebeldes se han acusado mutuamente.
La Comisión Internacional de la ONU para Siria de la ONU condenó el miércoles la ola de ataques que se han producido en las últimas semanas contra objetivos civiles en el país y reclamó a todas las partes implicadas en el conflicto a que cesen dichos "ataques ilegales".
En un comunicado, denunció el bombardeo contra el hospital Al Quds en Alepo del 27 de abril y la media docena de ataques contra otras instalaciones médicas en la zona que dejaron decenas de víctimas civiles y de personal médico, así como los bombardeos aéreos contra mercados, panaderías y una estación de agua. Igualmente, criticó el bombardeo del 5 de mayo contra un campo de desplazados en Idlib.
La Comisión fue establecida por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en agosto de 2011 para investigar todas las violaciones del Derecho Internacional Humanitario y crímenes de guerra e identificar de ser posible a sus responsables. Está compuesta, además de por Pinheiro por Karen Koning AbuZayd, Carla del Ponte y Vitit Muntarbhorn.