Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Consenso entre los partidos políticos para rebajar la asignación anual para los nietos de la reina

Los partidos políticos de Dinamarca están de acuerdo, aunque con matices, en modificar el régimen de asignaciones que cada año se concede a la Casa Real para reducir el número de nietos de la reina Margarita que perciben un salario, según ha informado el diario digital The Local.
Las diferentes fuerzas políticas sí están de acuerdo en que el príncipe Cristian, hijo de Federico, el príncipe heredero, y nieto de la reina, siga recibiendo una asignación cada año por su puesto en la sucesión dinástica. Las discrepancias comienzan a la hora de determinar si sus tres hermanos pequeños y los tres hijos del príncipe Joaquín deben seguir recibiendo una dotación económica.
"Las simples matemáticas dictan que debería haber algún tipo de límite. Si no, en unas pocas generaciones habrá varios cientos de príncipes y princesas que tendrán un salario anual. Cualquiera puede entender que eso no funcionará", ha explicado al diario 'Politiken' Jakob Elleman-Jensen, portavoz del partido gubernamental Venstre.
En la actualidad, Dinamarca entrega a la Casa Real más de 100 millones de coronas (más de 13,5 millones de euros) para que los distribuya como salarios a los miembros de la Familia Real. El debate sobre la limitación de las dotaciones a los nietos ha surgido cuando el príncipe Nicolás, el mayor de los hijos del príncipe Joaquín, está a punto de cumplir los 18 años de edad.
Desde 1849 a 1995, solo los herederos al trono, sus esposas y sus viudas recibían apoyo financiero por parte del Estado. Sin embargo, la política de asignaciones se cambió después de que el príncipe Joaquín, hijo de la reina y hermano del príncipe heredero, contrajera matrimonio, con el objetivo de incluir a su familia. El príncipe Joaquín se separó posteriormente de su mujer y ahora algunos dirigentes políticos lamentan la decisión de incluir a su familia en el régimen de asignaciones económicas.
Los partidos de izquierdas que conforman la Alianza Verde y Roja (Enhedslisten) y el Partido Socialista Popular son partidarios de revetir la última modificación legal sobre las asignaciones de la Casa Real para que solo pueda recibir un salario el príncipe Cristian, hijo del príncipe heredero y nieto de la reina.
Por su parte, la Alianza Liberal y los conservadores, ambos de centroderecha, defienden que todos los hijos del príncipe heredero tienen que percibir un salario y que solo deben ser excluidos los cuatro vástagos del príncipe Joaquín.
El partido gubernamental Venstre todavía no ha anunciado públicamente su postura aunque sí ha dicho que el tema tiene que ser discutido porque la reina tiene ocho nietos. Los socialdemócratas y los social-liberales tampoco han expresado su opinión en este debate.
Lars Hovbakke Sorensen, un historiador de la Universidad de Sjælland, ha subrayado que ha llegado la hora de redefinir el apoyo financiero que se da a los miembros de la Casa Real, especialmente teniendo en cuenta que la reina es la única que tiene obligaciones como miembro de la Familia Real.
"Se deben definir las misiones de los otros porque ahora no se puede estar seguro de lo que se obtiene por el dinero que se destina", ha explicado.