Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Constitucional ordena al Gobierno garantizar el suministro de agua potable en La Guajira

La Corte Constitucional de Colombia ha ordenado este martes al Gobierno garantizar el suministro de agua potable en el departamento de La Guajira (norte), después de que casi 5.000 niños de la comunidad indígena wayuú hayan muerto a causa de la sequía.
El alto tribunal ha encargado al equipo de Juan Manuel Santos elaborar un plan para garantizar el acceso de los habitantes de La Guajira, especialmente las comunidades indígenas, a una cantidad de agua potable suficiente para la vida.
Además, ha ordenado garantizar una cantidad adicional para llevar a cabo "procesos productivos" con el fin de que los nativos "eliminen las diferencias socioeconómicas" que existen respecto a "los demás miembros de la comunidad nacional de una manera compatible con sus aspiraciones, identidad y formas de vida".
El Constitucional ha dado un plazo máximo de dos años a las autoridades colombianas para implementar este plan. Hasta entonces, deben garantizar "un mínimo de acceso, disponibilidad y calidad de agua potable".
El Ejecutivo deberá aplicar estas medidas en colaboración con la Alcaldía de Barrancas y las empresas Aguas del Sur y Carbones del Cerrejón, que operan en esta región colombiana, de acuerdo con los medios de comunicación locales.
El Constitucional ha atendido así la tutela solicitada por las comunidades afrodescendientes del Consejo Comunitario Negros Ancestrales de Barrancas, que denunció que ni el Gobierno ni dichas empresas "han cumplido con el plan de reasentamiento".
LOS NIÑOS WAYUÚ
La Comisión Interamericana de Derechos Humanos también ha ordenado a Colombia adoptar medidas cautelares al considerar que "la vida e integridad personal" de los wayúu, la población indígena de La Guajira, "está en riesgo en vista a la falta de acceso a agua potable".
La escasez de agua, que se debe a la naturaleza desértica de La Guajira y a los proyectos mineros que han proliferado en los últimos años, ha llevado a los wayuú a un estado de desnutrición que se ha cobrado la vida de casi 5.000 niños en ocho años.
El presidente colombiano convocó recientemente una inédita reunión con las autoridades de todos los niveles de gobierno de La Guajira para abordar la desnutrición en el departamento, que sigue cobrándose vidas entre las poblaciones autóctonas.
"¡No se puede morir ni un solo niño por desnutrición, ni en La Guajira ni en ninguna parte del país! (...) La muerte de uno solo es una vergüenza para el país", afirmó Santos en una rueda de prensa celebrada en la Casa de Nariño.