Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Corea del Norte suspende la investigación sobre secuestrados japoneses en represalia por las nuevas sanciones

Corea del Norte ha decidido suspender la investigación sobre el paradero de decenas de ciudadanos japoneses encarcelados por el propio régimen como represalia a la reimposición de las sanciones declaradas hace años por Tokio después de que Pyongyang anunciara la semana pasada el lanzamiento de un cohete que, según la comunidad internacional, se trató realmente de la prueba para un misil intercontinental.
Así, el comité especial responsable de la investigación sobre el lugar en que se encontrarían estos 13 ciudadanos japoneses --secuestrados durante las décadas de los 70 y 80-- "queda disuelto a partir de este 12 de febrero de 2016", según una declaración efectuada a través de la agencia oficial de noticias y órgano portavoz del régimen norcoreano, KCNA.
Las nuevas sanciones prohíben la reentrada en Japón de ingenieros extranjeros que hayan viajado a Corea del Norte, la presencia en aguas japonesas de barcos de terceros países que hayan operado en territorio norcoreano, y el envío de cantidades de dinero superiores a 870 dólares a Corea del Norte, excepto por motivos humanitarios.
Las sanciones fueron levantadas parcialmente tras el acuerdo firmado entre Corea del Norte y Japón a mediados de 2014 en Estocolmo (Suecia), pero ahora Pyongyang denuncia que Tokio ha "renegado de este compromiso" en lo que se trata de "un ataque frontal contra la República Popular Democrática de Corea (Corea del Norte)".
El comunicado advierte además de que cualquier acto hostil de Japón entrañará graves consecuencias de las que Tokio será "completamente responsable".