Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Corea del Sur empieza a retirar a sus ciudadanos del complejo industrial de Kaesong

El Gobierno de Corea del Sur ha empezado a retirar este jueves a sus ciudadanos del complejo industrial de Kaesong, situado en Corea del Norte, un día de suspender sus operaciones en el lugar, según ha informado la agencia local de noticias Yonhap.
"Los surcoreanos que estaban allí han conseguido entrar y salir del complejo sin problemas esta mañana. El Gobierno está intentando retirarles de allí lo antes posible", han indicado fuentes del Ministerio de Unificación surcoreano.
El ministerio decidió el miércoles suspender las operaciones en el complejo, situado en la ciudad fronteriza norcoreana del mismo nombre, y último símbolo del intento de reconciliación entre los dos países, en respuesta a los recientes ensayos nuclear y balístico llevados a cabo por el Gobierno norcoreano.
Seúl ya había impuesto un límite a la entrada de surcoreanos al complejo a causa del último ensayo nuclear norcoreano. Además, el Gobierno ha adelantado que proporcionará el apoyo necesario a las empresas surcoreanas para ayudar a minimizar sus pérdidas financieras.
Actualmente, 124 empresas surcoreanas, en su mayoría pymes, están presentes en este político industrial, inaugurado en 2004 y en el que trabajan más de 54.000 trabajadores norcoreanos.
Según Yonhap, este complejo es la principal fuente de ingresos para Pyongyang, por lo que la suspensión de las actividades supondrá cortar la única fuente oficial de divisas para el régimen norcoreano.
Kaesong había sido reconocido como una excepción en las sanciones impuestas por Seúl contra Pyongyang en represalia por el hundimiento del buque militar surcoreano Cheonan en 2010.
En abril de 2013, Pyongyang cerró el complejo durante unos cuatro meses, esgrimiento tensiones elevadas por unas maniobras entre Seúl y Washington. Cuando reanudó sus operaciones, las dos Coreas acordaron no volver a cerrarlo "bajo ninguna circunstancia".