Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Correa se reúne con la presidenta de las Abuelas de la Plaza de Mayo y su nieto

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, se ha reunido este martes en Quito con la presidenta de las Abuelas de la Plaza de Mayo de Argentina, Estela de Carlotto, y con su nieto recuperado el pasado mes de agosto, Ignacio Guido, y ha manifestado su "emoción" por los avances de la asociación de Derechos Humanos.
"No saben la emoción que nos da a todos nosotros ver sus avances y sus ejemplos", ha indicado Correa a De Carlotto, al tiempo que ha hecho alusión al sufrimiento que provocaron las dictaduras en Latinoamérica en los años 70.
De Carlotto, que tiene 83 años, ha obsequiado a Correa con una camiseta, un pañuelo de las Abuelas de la Plaza de Mayo y un libro que recoge la historia de su hija y su nieto, mientras que ha reiterado que seguirán buscando a los nietos que aún no han aparecido y que seguramente formen parte de familias adoptivas que muchas veces trabajaron en complicidad con los militares de la dictadura.
"Seguimos adelante porque hay mucho amor y el amor vence", ha indicado la presidenta de las Abuelas de la Plaza de Mayo, que ha resaltado que tras el hallazgo de su nieto la reacción general de la opinión pública fue positiva tanto en su país como en el resto del mundo.
El nieto de la responsable de las Abuelas de la Plaza de Mayo nació durante el cautiverio de su madre, Laura Carlotto, en el centro 'La Cacha' el 26 de junio de 1978. Estas instalaciones funcionaron entre los años 1976 y 1978, durante la última dictadura militar argentina, como maternidad clandestina para detenidas.
Pocas horas después del nacimiento de Guido, el régimen le asignó otra identidad y posteriormente ejecutó a su madre, militante en la Juventud Universitaria Peronista. Tras 36 años, el desaparecido Guido, ahora Ignacio Hurban y pianista de profesión, ha podido recuperar a su familia biológica tras someterse voluntariamente a pruebas de ADN.