Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Corte Interamericana absuelve parcialmente a Venezuela en dos casos de periodistas

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH), con sede en Costa Rica, absolvió parcialmente a Venezuela en dos casos por supuesta agresión y persecución a periodistas de los canales de televisión Globovisión y RCTV.
Un portavoz de la CorteIDH confirmó hoy a Efe que las dos sentencias fueron notificadas hoy a las partes y que se estarán haciendo públicas en su totalidad en las próximas horas.
La fuente adelantó que Venezuela fue absuelta de violaciones a los derechos de igualdad ante la ley, propiedad privada y libertad de expresión en ambos casos, pero en sentencias diferentes.
Sin embargo, fue encontrada culpable en ambas de violaciones a la integridad personal y al derecho de buscar y difundir información.
Uno de los casos es conocido como "Perozo y otros contra Venezuela", el cual fue interpuesto por la periodista del canal Globovisión Gabriela Perozo.
El otro caso es llamado "Luisiana Ríos y otros contra Venezuela", el cual fue elevado por la periodista de RCTV Luisiana Ríos.
La Corte argumenta que en ambos casos "no está establecido que el Estado haya violado el artículo 24 de la Convención Americana de Derechos Humanos", que es el derecho de igualdad ante la ley, así como tampoco el artículo 21 relacionado a la propiedad privada, explicó el portavoz.
Tampoco violó el artículo 13.3, referido a libertad de expresión el cual indica que "no se puede restringir el derecho de expresión por vías o medios indirectos tales como abusos de controles oficiales o particulares de papel para periódicos frecuencias radioeléctricas o aparatos usados en difusión de información".
Sin embargo, Venezuela "es responsable por el incumplimiento de obligación de los artículos 13.1 y 5.1 de la convención", explicó la fuente.
El 13.1 indica que "toda persona tiene derecho a libertad de pensamiento y expresión que comprende la libertad de buscar, recibir y difundir información de toda índole sin consideración de fronteras".
Por su parte, el artículo 5.1 tiene que ver con el derecho a la integridad personal.
La demanda de Perozo se relaciona con una supuesta serie de actos de hostigamiento, persecución y agresiones sufridas a partir del año 2001 por 44 personas vinculadas al canal Globovisión, entre periodistas, personal técnico asociado, empleados y directivos.
La demanda indicaba que "por haber buscado, recibido y difundido información, las presuntas víctimas fueron supuestamente sujetas a diversos ataques, inclusive atentados con explosivos a las instalaciones del canal".
El caso de Luisiana Ríos alegaba que hubo restricciones a la libertad de expresión a través de supuestas amenazas, actos de hostigamiento y agresiones verbales y físicas, contra periodistas y trabajadores de Radio Caracas Televisión (RCTV).
La denuncia indicaba que las presuntas víctimas "en su labor de buscar, recibir y difundir información fueron sujetas a diversas agresiones, entre ellas, lesiones de bala y atentados a las instalaciones de RCTV, entre los años 2001 y 2004".