Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Corte Suprema de EEUU bloquea un fallo que obligaba a cerrar la mayoría de las clínicas abortistas en Texas

La Corte Suprema de Estados Unidos ha bloqueado un fallo del tribunal federal de apelaciones que autorizaba la aplicación de estrictas restricciones que obligarían a cerrar la mayor parte de las clínicas donde se practican abortos en el estado de Texas, según informa el diario estadounidense 'The New York Times'.
Este es sólo un paso más de una intensa pelea legal, pero los defensores del derecho al aborto consideran esta decisión como un avance con un "enorme impacto práctico", ya que las clínicas estaban siendo obligadas a permanecer cerradas durante el periodo de apelaciones, algo que se ha revertido con este nuevo anuncio.
Las restricciones que pretende imponer el estado de Texas provocarían el cierre de todas las instalaciones donde se practican abortos en el estado excepto siete. Los críticos con esta medida denuncian que "dejaría a casi un millón de mujeres en edad reproductiva de Texas a al menos 240 kilómetros de una clínica donde puedan ser debidamente atendidas".
Bajo esas nuevas reglas de obligado cumplimiento, las clínicas de Texas tendrían que cumplir una serie de normas de construcción que los defensores del derecho al aborto consideran innecesarias, sobre todo cuando el aborto es inducido médicamente. Por ello, denuncian que la ley --que este martes ha sido bloqueada temporalmente-- es "una forma disimulada de ilegalizar los abortos".
Sin embargo, los partidarios de la ley consideran que la nueva norma mejoraría la atención al paciente y, por lo tanto, "protegería la salud de las mujeres". La ley fue firmada por el gobernador republicano Rick Perry el año pasado y está considerada como una de las más restrictivas de Estados Unidos.