Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Corte Suprema peruana pide la extradición de un presunto senderista desde Argentina

Sendero Luminoso ha sido señalada como la agrupación responsable de la mitad de los 69.000 muertos durante la violencia terrorista que sacudió Perú entre 1980 y 2000. EFE/Archivotelecinco.es
La Corte Suprema peruana acordó hoy pedir a Argentina la extradición de Mario Silvestre Liñan Vásquez, detenido en ese país en diciembre pasado, por su presunta participación en actividades terroristas de la banda armada Sendero Luminoso.
De este modo, la Sala Penal Permanente de la máxima instancia judicial de Perú accedió a la petición realizada el pasado 20 de enero por el procurador antiterrorista del país andino, Julio Galindo, informaron a Efe fuentes judiciales.
La Corte Suprema envió la resolución de extradición al ministerio de Justicia para que revise el trámite y envíe este pedido al Gobierno argentino, a través de la cancillería peruana.
La Fiscalía peruana acusa a Liñan Vásquez, de 42 años, de intento de homicidio y actos de terrorismo por un ataque, supuestamente dirigido por él, a un centro escolar en la provincia del Santa, en la región de Ancash, el 21 de julio de 1992 para matar a su director, Juan Andrés Nolberto Chanduvi.
Sin embargo, Nolberto Chanduvi se escondió entre la población que lo apoyaba y sobrevivió al ataque.
Por este motivo, Liñan Vásquez tenía una orden internacional de captura desde 2002, a pesar de la cual ingresó legalmente a Argentina en 2000.
El acusado fue arrestado el pasado 11 de diciembre en su domicilio del barrio de Bella Vista en la ciudad argentina de Córdoba.
Sendero Luminoso ha sido señalada como la agrupación responsable de la mitad de los 69.000 muertos durante la violencia terrorista que sacudió Perú entre 1980 y 2000, según un informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación.
Las actividades de la banda maoísta se han concentrado en los últimos años en darle protección a las mafias narcotraficantes que operan en la selva central del valle de los ríos Apurímac y Ene, donde han dado muerte a policías que custodiaban esa zona.