Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cruz Roja Española se suma a la lucha contra el zika en América Latina con tareas de prevención e información

El virus del zika ha dejado ya miles de afectados en América Latina y el Caribe, donde autoridades y ONG trabajan no sólo para combatir sus efectos médicos, sino también para aclarar todo tipo de rumores con labores de prevención e información. Cruz Roja Española se incorporará a estas tareas con la vista puesta especialmente en comunidades y sectores vulnerables.
El mosquito Aedes Aegypti es el principal vector de transmisión, lo que 'a priori' convierte el virus en una amenaza para todo tipo de segmentos sociales. Sin embargo, en la práctica, son las "comunidades vulnerables" quienes más lo sufren, como ha reconocido a Europa Press el delegado de Cruz Roja Española en Panamá, Miguel García.
La Federación Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR) ha lanzado esta semana un llamamiento "urgente" para recaudar 2,3 millones de dólares (unos dos millones de euros) con los que apoyar la respuesta regional frente a la "epidemia" del virus zika.
Cruz Roja Española, en colaboración con la Agencia Española de Cooperación para el Desarrollo (AECID), se sumará próximamente a una labor que ya ha movilizado a distintas federaciones nacionales. El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, República Dominicana, Colombia y Bolivia serán escenario de estas acciones, con las que la organización quiere contribuir a mejorar la preparación de las familias y la "resiliencia" de las comunidades.
En este sentido, participará tanto en el refuerzo de los equipos como en campañas de información y sensibilización relativas a la fumigación, la limpieza y el saneamiento. García, que ha recorrido recientemente algunas zonas de Brasil, ha puesto las "acciones de prevención" como ejemplo de esta actividad, que se ha extendido a escuelas e incluso cárceles.
Las tareas ya emprendidas por las organizaciones incluyen visitas casa por casa para informar sobre el virus, sus síntomas y consecuencias, para recomendar a las poblaciones que eviten el agua estancada o para que se adelanten a posibles picaduras utilizando repelentes y mosquiteras.
"Se está animando a la comunidad a que se implique", ha subrayado el portavoz de Cruz Roja Española, que ha considerado clave la obtención de "hábitos de prevención a lo largo del tiempo", tanto para este brote como para otras enfermedades como el dengue o el chikungunya. "Todas estas medidas lo que buscan son cambios de comportamiento", ha resumido.
INFORMACIÓN COMO PODER
Más de 20 países de América Latina y el Caribe han confirmado casos del zika. La Organización Mundial de la Salud (OMS) lo ha considerado una emergencia sanitaria mundial e intenta determinar contrarreloj su posible relación con la microcefalia en bebés y el síndrome de Guillain-Barré.
García ha reconocido que "hay preocupación" entre la población por "un brote que está en evolución", de ahí la importancia de "contrarrestar posibles rumores" con información "contrastada" y de ofrecer apoyo psicosocial, por ejemplo a familias en las cuales haya nacido un bebé con microcefalia.
A estos mensajes de autoridades y ONG se han sumado también los medios de comunicación y las redes sociales. García ha citado el caso de El Salvador, donde se han difundido tutoriales para enseñar a fabricar "trampas caseras" contra los mosquitos con una simple botella de agua, azúcar y levadura.
Como advirtió en un reciente comunicado la directora de Salud de la FICR, Julie Lyn Hall, "en la batalla contra el virus del zika, el conocimiento es poder".