Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Cruz Roja de Fiyi hace un llamamiento para recaudar fondos tras el paso del ciclón 'Winston'

La Cruz Roja de Fiyi ha hecho este lunes un llamamiento para recaudar fondos para las tareas de ayuda tras el paso del ciclón 'Winston', que ha dejado al menos diez muertos en el archipiélago, según ha informado el diario local 'The Fiji Times'.
La presidenta del organismo, Cathy Wong, ha recalcado que las localidades más vulnerables son la principal prioridad, agregando que las donaciones en metálico serán destinadas a repartir ropa, sábanas, aparatos de cocina y equipos de higiene.
Horas antes, el primer ministro del país, Voreqe Bainimarama, advirtió de que el balance de víctimas podría aumentar, debido a la gran destrucción provocada por el ciclón.
"Tenemos que mirar las fotografías tomadas esta tarde, pero parece que Koro ha quedado totalmente devastado", indicó. "No hemos visto fotografías de Batiki, Nairai, y creemos que las islas del grupo Lomaiviti han sufrido los mismos resultados a causa de esta fuerza destructiva", agregó.
La cadena de televisión local Fiji Broadcasting Corporation ha asegurado que las diez víctimas mortales fallecieron en la costa oeste a consecuencia del impacto de materiales y por ahogamiento a causa de las crecidas.
El toque de queda impuesto en el país ha sido levantado durante la jornada del lunes, por lo que se han podido iniciar las tareas de reconstrucción tras una de las tormentas más potentes jamás registradas en el hemisferio Sur.
'Winston' es un ciclón tropical de categoría 5 con vientos de 230 kilómetros por hora con picos de hasta los 325 kilómetros por hora que tocó tierra la noche del sábado, tras cambiar de dirección a último momento, lo que evitó que capital, Suva, sufriera mayores daños. Sin embargo, varios pueblos han sido arrasados a su paso.
La electricidad, el agua y los servicios de comunicación estaban interrumpidos en gran parte del país, que cuenta con casi 900.000 habitantes. El Gobierno ha declarado el estado de emergencia durante 30 días por temor a inundaciones repentinas y deslaves.