Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuadros militares de Séléka se desmarcan de la formación y crean un movimiento político-militar

Varios cuadros militares del movimiento rebelde centroafricano Séléka han anunciado su decisión de desmarcarse de la jerarquía de la formación y crear su propio movimiento político-militar, según ha informado la emisora Radio France Internationale.
La Unión por la Paz en República Centroafricana (UPC) ha nacido con el impulso de dos importantes figuras de la formación, Ali Darassa, quien comandaba la región de Bambari, y Mahamat al Jatim.
"Hoy es el momento de la paz", ha dicho el portavoz del nuevo movimiento, Ahmat Nedjad Ibrahim. "Estamos en contra de la partición (del país) y a favor del cese de las hostilidades en base al acuerdo firmado en Brazzaville", ha agregado.
"Hemos decidido trabajar con una nueva generación que no forma parte de la familia de Séléka", ha manifestado, antes de criticar la "incompetencia" del Estado Mayor del movimiento rebelde.
Por su parte, el brazo político de la UPC estará encabezado por el antiguo portavoz de la formación Habula Awal. "No reniego de mi paso por Séléka, pero el problema es su masividad, su falta de mando, de proyecto y de liderazgo", ha apuntado, justificando su decisión.
La ONU ha cifrado en miles el número de muertos y en 2,2 millones --alrededor de la mitad de la población-- el número de personas que necesitan ayuda humanitaria desde el inicio en diciembre de 2012 del conflicto tras el levantamiento de la guerrilla.
Además, más de 650.000 personas son desplazados internos, mientras que más de 290.000 han huido a los países vecinos buscando refugiarse lejos del conflicto, que ha tomado un cariz crecientemente sectario con la toma de las armas por parte de las milicias cristianas.
Como consecuencia de ello, miles de musulmanes se encuentran atrapados en la capital, Bangui, y otros puntos del norte, el noroeste y el sur del país, protegidos por las fuerzas internacionales, pero en una situación aún así peligrosa.