Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Davutoglu carga contra la oposición tras los 21 muertos en manifestaciones por la situación en Kobani

El primer ministro de Turquía, Ahmet Davutoglu, ha defendido este miércoles las políticas de su Gobierno en Siria, al tiempo que ha criticado a la oposición tras la muerte de 21 personas después de que la minoría kurda se levantara contra la negativa del Gobierno a proteger la localidad siria de Kobani del Estado Islámico.
Así, y tras subrayar que las manifestaciones en apoyo a la población de Kobani "van contra la democracia", ha cargado contra los partidos opositores turcos y los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (Estados Unidos, Rusia, Francia, China y Reino Unido), según ha informado el diario turco 'Hurriyet'.
"Los que han estado en silencio ante la muerte de 300.000 personas en los últimos tres años y medio, ignorando el uso de armas químicas, misiles 'Scud' y 'barriles bomba' (en Siria) se esfuerzan de pronto en crear la percepción internacional de que Turquía debe resolver inmediatamente el problema en Kobani", ha dicho.
"Me gustaría que todos nuestros ciudadanos sepan sobre nuestra posición respecto al proceso (respecto al problema kurdo en el país). No podemos sacrificar la solución ante este vandalismo", ha dicho Davutoglu. "Sin embargo, tampoco podemos adoptar una posición en la que se tolere la violencia en nombre de este proceso", ha agregado.
Las batallas callejeras entre los manifestantes kurdos y la Policía se han concentrado en el sudeste de Turquía, de mayoría kurda. También ha habido enfrentamientos en el centro comercial de Estambul y en la capital, Ankara.
La Policía ha disparado gases lacrimógenos y cañones de agua para dispersar a los manifestantes que quemaron coches y neumáticos. Las autoridades han impuesto el toque de queda en al menos cinco provincias. Según los medios locales, es la primera vez que se recurre a esta medida desde los años noventa.
El ministro del Interior, Efkan Ala, que ha acompañado al presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, durante una visita a Gaziantep, ha defendido que la violencia no es una solución y ha asegurado que "se responderá a la violencia".
LA SITUACIÓN EN KOBANI
Kobani se ha convertido en el foco de la atención internacional desde que el avance de los 'yihadistas' provocó 180.000 habitantes de la zona, principalmente kurdos, huyeran hacia la vecina Turquía.
Estado Islámico izó su bandera negra en el extremo oriental de la localidad el lunes pero desde entonces los bombardeos de la coalición, en la que participan estados del Golfo, se han intensificado.
Los milicianos de Estado Islámico han estado avanzando hacia esta estratégica localidad desde tres frentes y la han estado atacando con artillería pese a la férrea resistencia de las fuerzas kurdas. Expertos en defensa consideran muy improbable que el avance de los 'yihadistas' pueda frenarse solo con bombardeos aéreos.
Estado Islámico es una organización 'yihadista' nacida en Irak y relacionada --aunque no vinculada-- con la red terrorista Al Qaeda. Con la sublevación en 2011 contra el régimen del presidente sirio, Bashar al Assad, el grupo penetró en Siria y desde allí ha lanzado en las últimas semanas una ofensiva que le ha permitido hacerse con el control del norte y el oeste de Irak.
El grupo proclamó a finales de junio el Califato Islámico y nombró califa a su líder, Abú Bakr al Baghdadi. La nueva organización se declara Estado independiente y reclama que todos los musulmanes del mundo le juren fidelidad.