Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Decenas de detenidos y graves disturbios entre ultraderechistas y policías en Colonia

Radicales ultraderechistas y policías protagonizaron graves disturbios en una manifestación celebrada este domingo en la ciudad alemana de Colonia tras una manifestación convocada bajo el eslogan "Hooligans contra los salafistas". Decenas de participantes fueron detenidos.
Unos 2.000 simpatizantes de ultraderecha, muchos de ellos con la cabeza rapada, se concentraron en una plaza situada junto a la estación central de la ciudad para protestar contra el extremismo salafista. Durante la marcha ondearon banderas alemanas, pero pronto comenzaron a corear consignas ofensivas como "Wir wollen keine!, Salafisten-Schweine!", "¡No queremos ninguno, cerdos salafistas!", informa la radio Deutsche Welle.
"¡Somos Alemania!", coreó uno de los intervinientes en el acto. "Soy tú, tú y tú. ¿Contra quién estamos?", preguntó otro, al que la multitud coreó tres veces al unísono "¡salafistas!".
Uno de los asistentes fue preguntado por los motivos de su participación en el acto. "Porque tenemos miedo. Escribid esto en vuestros periódicos. Hay miedo en nuestro país a que los terroristas que van por ahí decapitando a inocentes hagan aquí mismo estas cosas horrendas", ha afirmado tras pedir no ser identificado.
Cientos de policías con equipo antidisturbios completo vigilaban el acto y unos 45 minutos después del inicio de la concentración, los participantes comenzaron a marchar hacia la cercana Ebertplatz. Durante el trayecto comenzaron los brotes de violencia y el lanzamiento de botellas, a lo que la Policía respondió cargando ante la negativa a disolverse.
Los agentes emplearon cañones de agua e hicieron retroceder a los violentos, que se reagruparon en la plaza de la estación y volcaron un furgón policial. Un grupo de 'cabezas rapadas' con embozo cargó entonces contra la prensa al grito de "Deutsche Presse! Halt die fresse", "¡Prensa alemana, cierra la boca!".