Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Decenas de funcionarios de prisiones en huelga irrumpen en la sede del Ministerio de Justicia

Decenas de funcionarios de prisiones en huelga desde hace 22 días han irrumpido en la sede del Ministerio de Justicia este martes en señal de protesta por la reforma del sistema penitenciario propuesto por el Gobierno y la falta de respuesta a sus reivindicaciones hasta ahora.
La Policía antidisturbios belga sólo ha logrado desalojar a los funcionarios de prisiones de la sede del Ministerio de Justicia, tras 20 minutos, a golpe de porra y empleando gas lacrimógeno y en medio de forcejeos, según han informado los medios locales.
Los funcionarios de prisiones en huelga han provocado daños leves en el interior de la sede ministerial al tirar parte del mobiliario como sillas y mesas al suelo y numerosos papeles, aunque no han conseguido pasar más allá de la recepción.
La intervención de los antidisturbios ha provocado momentos de gran tensión durante las acciones de protesta, en las que en total han participado unas mil personas, entre funcionarios de prisiones y simpatizantes, según la Policía.
Cientos de funcionarios de prisiones y simpatizantes sindicales se han manifestado también este martes entre pitadas ante la sede del partido Movimiento Reformista en la capital, contra el que han lanzado huevos y con pancartas que leían "solo queremos mantener nuestros derechos " o "estamos de acuerdo con el señor Koen Geens: este trabajo es penoso".
Una delegación de funcionarios de prisiones será recibido a las 16.00 horas en la sede del gabinete del ministro de Justicia, Koen Geens.
El ministro de Justicia belga, Koen Geens, ha manifestado en un comunicado "su profunda indignación frente a la violencia horrososa que se ha utilizado" y ha lamentado "las destrucciones ocasionales y el hecho de que las personas de recepción se han quedado en shock".