Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Emergencia en un pueblo australiano por la invasión de miles de murciélagos

La localidad australiana de Batemans Bay, en la costa sur de Nuevo Gales del Sur, ha sido declarada en estado de emergencia tras la aparición de decenas de miles de murciélagos. Los vecinos están alarmados, porque no pueden hacer vida normal, no se pueden abrir las ventanas, ni usar los tenderos por la presencia de estos mamíferos voladores.

Cerca de 100.000 ejemplares de este animal han tomado la localidad, llegando a estar en prácticamente todas las superficies y árboles, según ha informado la edición australiana de la cadena Sky News.
"No puedo abrir las ventanas", ha indicado Danielle Smith, habitante de esta localidad. "No puedo usar los tendederos y, de hecho, no puedo ni estudiar porque el ruido (de los murciélagos) es constante. No puedo concentrarme", ha explicado.
Esta joven, que asegura que se trata de una situación que "no es divertida", ha denunciado que los "murciélagos están descontrolados". "No podemos hacer nada".
El responsable del grupo gubernamental de trabajo para las colonias de murciélagos en Batemans Bay, Russell Schneider, ha indicado que se trata de "la mayor" colonia que ha vivido la ciudad. "No tiene precedentes. Nunca habíamos visto estas cifras", ha explicado.
En un comunicado, el grupo de trabajo sostiene que muchos de los habitantes de la zona se sienten "aislados, impotentes y muchos de ellos, prisioneros en sus propias casas".
Oficialmente, los murciélagos tipo 'Pteropus poliocephalus', los que han tomado la ciudad, están clasificados como especie vulnerable, por lo que las autoridades no pueden matarlos. En su lugar, están considerando la posibilidad de expulsarlos de la zona utilizando humo y ruidos.
Grupos de animalistas insisten en que deben tener paciencia, ya que es lo único que funciona, asegurando que los animales se irán por sí solos cuando estén listos para hacerlo.