Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Decomisadas 15.000 pistolas y 120.000 cuchillos ilegales en la mayor incautación en la historia de China

La Policía de la provincia china de Guizhou, en el suroeste del país, ha decomisado una cantidad récord de armas de fuego y cuchillos ilegales en una redada en varias provincias durante la que también fueron detenidos quince sospechosos, según ha informado el diario chino en lengua inglesa 'China Daily'.
Durante la operación se incautaron 15.000 pistolas y 120.000 cuchillos controlados y quedó desmantelada la organización criminal involucrada en su fabricación. Según el citado diario, se trata de la mayor incautación de su tipo en la historia de China.
La Policía descubrió después de una investigación de cuatro meses que las actividades ilícitas de la banda cubrían 27 provincias y municipios, incluidas Guangdong (sur), Guizhou, Hunan (centro) y Sichuan (suroeste).
La organización, con sede en Shaodong, en la provincia vecina de Hunan, contaba con varios almacenes donde se guardaba un gran número de armas ilegales.
Yang Tao, un oficial del Departamento de Investigación Criminal de la Oficina de Seguridad Pública de Guiyang, ha explicado al diario que las pistolas y fusiles estaban fabricados de hierro y usaban balas de acero como munición.
Las pistolas tenían un alcance de 30 a 50 metros mientras que los fusiles podían alcanzar los 200 metros. Según Tao, podrían causar incapacidad permanente al ser disparadas desde lejos y ser letales a corta distancia. En cuanto a las armas punzantes, había cuchillos de caza y dagas.
Du Chuang, agente policial del Buró de Seguridad Pública de Guiyang, ha indicado que la organización era un negocio familiar bajo el nombre de una fábrica de cortadores.
China prohíbe la fabricación y venta de armas de fuego como parte de sus esfuerzos para luchar contra los crímenes violentos. Tampoco se permite la posesión de armas de fuego a ciudadanos particulares. En 2008, el Ministerio de Seguridad Pública emitió una circular en la que se requería a los vendedores que registraran las identidades de los compradores de cuchillos controlados.