Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los ministros de Defensa del G-5 adoptan la estrategia española contra ETA para abordar el terrorismo en el Sahel

Los ministros de Defensa y Seguridad de Burkina Faso, Malí, Mauritania, Níger y Chad --conocidos como el G-5 del Sahel-- han decidido aprovechar la experiencia de España en la lucha contra la organización separatista vasca ETA y adoptar la estrategia de las autoridades españolas para combatir el terrorismo en esta convulsa región del continente africano.
Reunidos en Yamena, la capital de Chad, los ministros de los cinco países representados en el G-5 han tomado la decisión, entre otras, de crear una fuerza especializada en lucha contra el terrorismo, tal y como ha informado Radio France Internationale.
"Se trata de una experiencia en el Reino de España que ha tenido éxito en el marco de la lucha contra ETA", ha explicado el secretario permanente del G-5 del Sahel, Najim el Hadj Mohamed. "Son pequeños batallones de un centenar de efectivos equipados, formados, móviles y rápidos, (ubicados) a lo largo de las zonas menos pobladas donde se mueven los terroristas", ha añadido.
"Mientras que (en España) ha tenido muy buenos resultados, es cuestión de ver cómo podríamos replicar esta experiencia a nivel del conjunto de nuestros estados", ha indicado.
Según fuentes militares, los Ejércitos de los diferentes países ya están trabajando de forma conjunta y algunas operaciones ya se han desarrollado con el apoyo militar francés, concretamente de las fuerzas de la 'Operación Barkhane', con la que combate a los grupos islamistas que actúan en la convulsa región.
Para trabajar mejor, los cinco países han acordado establecer un centro de coordinación con sede en Mauritania, cuya misión será supervisar y alertar de las amenazas terroristas.
Mientras tanto, han decidido suprimir la exigencia de visado en los cinco países, ya que el terrorismo no debe, entienden, interrumpir la libre circulación, factor esencial del desarrollo, siendo éste uno de los principales objetivos del G-5.