Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El secretario de Defensa de Honduras niega que Berta Cáceres estuviera en una 'lista negra' del Ejército

El secretario de Defensa de Honduras, Samuel Reyes, ha tildado de "falso" el artículo publicado este domingo por el diario británico 'The Guardian' en el que sostiene la existencia de una lista de objetivos en la que estaría presuntamente el nombre de la activista indígena Berta Cáceres, asesinada el pasado 3 de marzo.
Esta 'lista negra' habría sido entregada, según 'The Guardian', a las fuerzas especiales del Ejército de Honduras, que han recibido entrenamiento por parte de Estados Unidos. Reyes ha negado esta información a varios medios hondureños, asegurando que los detalles que se ofrecen en el artículo son "completamente falsos".
"Las Fuerzas Armadas de Honduras son una institución que están en constante adiestramiento en todas las categorías y dicha capacitación está orientada a brindar un mejor servicio al pueblo", ha explicado el secretario de Defensa, según recoge 'El Heraldo'.
Asimismo, ha negado que exista un séptimo batallón en el cuerpo militar hondureño, tal y como afirma 'The Guardian', recordando que "desde hace dos años sólo hay seis batallones" de la Policía militar, y ha asegurado que el Ejército "ha puesto toda su voluntad en aclarar esta situación, poniendo a la orden de los tribunales correspondientes toda la información precisa".
Cáceres fue asesinada durante un asalto de hombres armados a su vivienda en el departamento de Intibucá, justo una semana después de que denunciara ante la prensa local la ejecución de cuatro dirigentes comunitarios.
La activista era coordinadora del Consejo de Pueblos Indígenas de Honduras, que luchaba contra la tala ilegal que amenaza a los indígenas lenca. Cáceres logró frenar la construcción de una presa en el río Gualcarque, un proyecto respaldado por la empresa china Sinohydro y el Banco Mundial.