Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Defensor del Pueblo denuncia que miembros armados de las FARC accedieron a una escuela en La Guajira

El defensor del Pueblo colombiano, Alfonso Cajiao, ha denunciado la entrada de miembros "fuertemente armados" de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a un centro escolar durante la jornada de pedagogía de la paz celebrada sin autorización del Gobierno el pasado jueves en el departamento de La Guajira.
Cajiao ha señalado que la guerrilla ha incurrido en una violación al Derecho Internacional Humanitario (DIH), después de revisar los vídeos de la visita de los comandantes guerrilleros 'Iván Márquez', 'Jesús Santrich' y 'Joaquín Gómez', todos ellos negociadores de las FARC en La Habana, a esta zona del país.
"Los guerrilleros ingresaron a una institución educativa a hacer cátedra con hombres fuertemente armados", ha asegurado este organismo, que dice que las instalaciones académicas --con capacidad para 300 estudiantes-- "fueron prestadas a personas que realizaron la solicitud con el pretexto de llevar a cabo un evento cultural".
"Sin embargo, es claro que allí hubo presencia armada de las FARC, que guerrilleros portando fusiles de asalto y abundante munición recorrieron los espacios habitualmente ocupados por niños y niñas, además de la presencia de varios de los negociadores de esa organización en La Habana", ha agregado Cajiao.
Así, la Defensoría del Pueblo reitera que "se vulneró el artículo 13 del Protocolo II de Ginebra, que rige los conflictos armados no internacionales y en el que se confiere especial protección a la población civil en el marco del principio de distinción".
"Estas circunstancias constituyen una clara infracción a las normas internacionales de los derechos humanos y una violación a los derechos superiores de niños, niñas y adolescentes, quienes gozan de especial protección constitucional", ha concluido el organismo, según ha informado el diario colombiano 'El Espectador'.