Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Defensor del Pueblo de Venezuela acusa a EEUU de sancionarle "por ser defensor de los DDHH"

El Defensor del Pueblo de Venezuela, Tarek William Saab, ha asegurado que Estados Unidos le ha sancionado "por ser defensor de los Derechos Humanos", subrayando que ha hecho "una labor justa", en el marco de la escalada de tensión entre el Gobierno de Nicolás Maduro y sus vecinos regionales por su respuesta a la crisis en la nación caribeña.
"He sido sancionado de manera indigna por ser defensor de los Derechos Humanos", ha dicho Saab en una entrevista con el medio digital Últimas Noticias que se ha publicado este viernes.
"¿Quién es Estados Unidos para sancionar?", ha cuestionado Saab, que ha acusado a la potencia norteamericana de usar la bandera de los Derechos Humanos para inmiscuirse en los asuntos internos de otros países.
El funcionario venezolano ha aprovechado además para destacar su carrera como defensor de los Derechos Humanos. "Yo en lo personal creo que he hecho una labor justa, correcta, protagónica", ha afirmado.
Interrogado por la situación de los Derechos Humanos en Venezuela, ha admitido que "aún tiene deudas", si bien ha destacado que "hemos avanzando mucho". Todavía hay mucho camino por recorrer, pro estamos en una escala superior a raíz de la Constitución de 1999", ha sostenido.
Saab es uno de los trece altos cargos venezolanos que Estados Unidos sancionó el pasado miércoles como parte de su estrategia para aumentar la presión sobre Maduro con el objetivo de que cancele las elecciones a la Asamblea Constituyente previstas para este domingo.
Maduro defiende que la Asamblea Constituyente es la única forma de devolver la paz social a Venezuela tras la ola de violencia provocada por la represión de las manifestaciones opositoras que comenzaron en abril. Más de cien personas han muerto y miles han sido detenidas.
La oposición, por su parte, ha advertido de que la Asamblea Constituyente es un intento de Maduro por perpetuarse en el poder. La Organización de Estados Americanos (OEA) y otros gobiernos de la región han denunciado una "ruptura del orden constitucional" en Venezuela.