Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Defensor del Pueblo registra violaciones de la tregua por parte del ELN

La Defensoría del Pueblo de Colombia ha detectado varias violaciones del alto el fuego declarado por el Ejército de Liberación Nacional (ELN) para una duración de 72 horas, contadas a partir del pasado domingo, que se han saldado con un muerto y tres heridos.
En el departamento Norte de Santander se han producido los hechos más graves. Los guerrilleros han abierto fuego contra un grupo de policías que estaban almorzando en el municipio de Ocaña. Un agente ha muerto y otro policía y dos civiles han resultado heridos.
En Arauca, dos artefactos han explotado en una garita de la Policía Nacional en el municipio de Saravena; un tercero lo ha hecho en la localidad de Puerto Rondón; y en la ciudad de Arauca se ha producido un tiroteo.
En César, guerrilleros del ELN han colocado artefactos explosivos en las alcantarillas de la carretera que transcurre por el corregimiento de La Floresta para obligar a los transportistas a entregar su cargamento. También han volado una torre de energía en Aguachica, dejando sin luz varios municipios.
Por otro lado, en Chocó los insurgentes han quemado un autobús en la ciudad de Ochoa, según ha informado Caracol Radio.
El ELN anunció el pasado viernes un alto el fuego de 72 horas con motivo de la muerte hace 50 años del sacerdote y guerrillero Camilo Torres Restrepo, "uno de los principales referentes de la lucha popular y el pensamiento latinoamericano".
El Gobierno y el ELN mantienen "contactos exploratorios" desde 2014 con miras a iniciar un diálogo de paz o, preferiblemente, que la segunda guerrilla colombiana se sume al proceso con las FARC, que está a punto de concluir.
Sin embargo, en estos dos años el Ejecutivo y el grupo armado se han culpado mutuamente de la lentitud con la que transcurren las conversaciones previas al diálogo de paz. Recientemente, el ELN dijo que estaba preparado para pasar a "la fase pública".