Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Deniegan la libertad condicional a la asesina de Sharon Tate

Un comité de evaluación de California ha denegado de forma unánime la petición de libertad condicional para Susan Atkins, que, junto a Charles Manson, fue condenada por el asesinato de la actriz Sharon Tate en 1969. Actualmente sufre un cáncer terminal, según la prensa local. El tribunal de apelaciones de California ya negó esa posibilidad a Atkins en julio del año pasado.
La decisión de los 12 miembros del comité se tomó a última hora del miércoles, después de una larga audiencia durante la cual Atkins permaneció dormida en una camilla casi todo el tiempo, detalla el diario ‘Los Angeles Times’.
Es la segunda vez en los dos últimos años que se le niega esa posibilidad a Atkins, que fue condenada a muerte junto a otros seguidores de la secta de Charles Manson por el brutal asesinato de Sharon Tate, esposa del cineasta Roman Polanski, y de otras seis personas en agosto de 1969.
Sin embargo la pena fue conmutada a cadena perpetua cuando el Tribunal Superior estadounidense suspendió temporalmente la aplicación de la pena de muerte en 1972.
Atkins, de 61 años, fue quien apuñaló a Tate, embarazada de ocho meses, y argumentó estar bajo los efectos del LSD en el momento del asesinato, pero no mostró arrepentimiento hasta una revisión de su condena años después.
Según explicó la propia Atkins a las autoridades en 1993, Tate rogó a sus asesinos que dejaran con vida al bebé que esperaba. "Le dije que no tenía misericordia de ella", contestó Atkins, según sus propias palabras.
La convicta, que permanece en una cárcel de Chowchilla, ha pasado 37 años en prisión, más que ninguna otra mujer actualmente prisionera en el estado de California, según las autoridades locales.
Además del cáncer cerebral que sufre, malvive postrada en una cama con una pierna amputada y otra paralizada. Según los médicos, le restan apenas unos meses de vida.