Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Departamento de Estado de EEUU publica la última tanda de correos electrónicos de Clinton

El Departamento de Estado estadounidense ha publicado este lunes la última tanda de los correos electrónicos de Hillary Clinton, que incluyen más de 3.800 páginas, coincidiendo con la víspera del llamado 'súpermartes', cuando doce estados del país celebran elecciones primarias para elegir al candidato demócrata y republicano que lucharán por la Presidencia en noviembre.
En virtud de una orden judicial, el Departamento de Estado ha pasado los últimos diez mesas revisando y publicando la mayor parte de las 52.455 páginas --que corresponden a más de 3.000 correos electrónicos-- que la propia Clinton puso a disposición del organismo a principios del año pasado, según informan los medios estadounidenses.
El deseo de Clinton de hacer pública toda su correspondencia también se ha visto obstaculizado por el hecho de que más de un millar de sus correos electrónicos tuvieron que ser "redactados" por contener información clasificada. Asimismo, un total de 22 'e-mails' han sido retenidos por contener material de "alto secreto", una clasificación reservada para la información del Gobierno más sensible.
Clinton, favorita para la candidatura del Partido Demócrata a las elecciones presidenciales de 2016, ha sido criticada por haber usado para su correspondencia laboral durante su época como secretaria de Estado una dirección privada de correo electrónico conectada al ordenador de su casa.
Bajo la ley federal, cartas y correos electrónicos escritos o recibidos por funcionarios federales, como es el caso de la secretaria de Estado, se consideran "registros públicos" y deben ser retenidos para que los comités del Congreso, historiadores y miembros de los medios de comunicación puedan acceder a ellos, aunque hay excepciones a la ley para ciertos materiales clasificados y sensibles.
La existencia de esta cuenta de correo electrónico personal de Clinton fue descubierta gracias a una investigación de un comité de la Cámara de Representantes, que buscaba información sobre el ataque contra el consulado estadounidense en Benghazi (Libia) --que se saldó con cuatro norteamericanos muertos, incluido el embajador-- a través de la correspondencia de Clinton y sus ayudantes sobre el suceso.