Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Departamento de Justicia de EEUU da inmunidad al ex empleado que instaló a Clinton el 'e-mail' privado en su casa

El Departamento de Justicia estadounidense ha concedido la inmunidad al ex empleado del Departamento de Estado que trabajó en la configuración del servidor privado de correo electrónico de Hillary Clinton, como parte de una investigación criminal sobre el posible mal uso de información clasificada.
Un funcionario de alto rango ha confirmado al diario estadounidense 'The Washington Post' que el FBI ha obtenido la cooperación de Bryan Pagliano, que trabajó en la campaña presidencial de 2008 de Clinton antes de instalar el servidor de 'e-mail' en su casa de Nueva York en 2009.
A medida que el FBI trata de poner fin a la investigación, los agentes buscan entrevistar a los principales colaboradores de Clinton acerca de la decisión de utilizar un servidor privado, la forma en que se creó y si alguno de los participantes era consciente del envío de información clasificada en los correos.
Esta investigación llega en un momento en el que la ex primera dama y ex secretaria de Estado compite por convertirse en la candidata del Partido Demócrata para luchar por la Casa Blanca en las elecciones presidenciales del próximo mes de noviembre.
EL CASO DE LOS E-MAILS
Clinton ha sido criticada y está siendo investigada por haber usado para su correspondencia laboral durante su época como secretaria de Estado de Estados Unidos una dirección privada de correo electrónico conectada al ordenador de su casa.
Bajo la ley federal, cartas y correos electrónicos escritos o recibidos por funcionarios federales, como es el caso de la secretaria de Estado, se consideran "registros públicos" y deben ser retenidos para que los comités del Congreso, historiadores y miembros de los medios de comunicación puedan acceder a ellos, aunque hay excepciones a la ley para ciertos materiales clasificados y sensibles.
La existencia de esta cuenta de correo electrónico personal de Clinton fue descubierta gracias a una investigación de un comité de la Cámara de Representantes, que buscaba información sobre el ataque contra el consulado estadounidense en Benghazi (Libia) --que se saldó con cuatro norteamericanos muertos, incluido el embajador-- a través de la correspondencia de Clinton y sus ayudantes sobre el suceso.