Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desafía a los tiburones tigres sentado sobre una ballena muerta

Leon Deschamps asegura que los tiburones tigre no son máquinas sedientas de sangre. Para demostrarlo, este australiano de 32 años no dudó en subirse al cuerpo sin vida de una ballena, que flotaba en medio del mar rodeado de estos peligrosos peces.
Un portavoz del Departamento australiano de Medioambiente y Conservación salió al paso de estas declaraciones y recordó que tocar ballenas es ilegal y que la actitud de Deschamps es "altamente irresponsable y peligrosa".
Este biólogo marino afirma que los tiburones tigre no son siempre agresivos y para demostrarlo se coló entre ellos. "Ahora la gente lo puede comprobar, después que me lanzara entre varios ejemplares", mientras se alimentaban de la ballena muerta. Y eso que la hora de la comida saca el instinto más feroz de estos peces, recalca el valiente especialista a . The Daily Telegraph