Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desafían a las autoridades con un nuevo hijo tras haber perdido la custodia de los trece anteriores

Theresa Winters y Toney Housden esperan a su decimocuarto hijo.telecinco.es
Sus hijos crecen en centros de acogida, bajo supervisión y lejos de ella y su marido, pero Theresa Toney, embarazada a punto de dar a luz, quiere volver a ser madre. Las autoridades han avisado a la pareja: les quitarán al bebé tras el parto. Ellos, sin embargo, plantan cara de esta forma a la justicia, asegurando que seguirán teniendo hijos hasta que se les permita mantenerlos.
Los servicios sociales aseguran que la pareja necesita tres años de asesoramiento y evaluación si tienen la intención de que se les permita mantener a un bebé en el futuro y cuidar de sus propios hijos, pero ellos se oponen radicalmente a la decisión de las autoridades y huyen de los métodos anticonceptivos: con todos sus hijos en centros de acogida  y uno en camino, seguirán ampliando su familia hasta que alguien les de la razón.
Con este planteamiento Theresa Winters y su pareja, Toney Housden, están cada vez más cerca de volver a ser padres. Ella está embarazada, de ocho meses y medio, y según publica The Mirror, ya ha recibido aviso de los servicios sociales: su bebé, tras el parto, tendrá el mismo destino que sus hermanos, un centro de acogida. Pero pese a este futuro tan poco alentador, Winters y Housden quieren volver a ser padres.
A quince días de dar a luz, los padres ultiman los preparativos para recibir al pequeño y están comprando ropa de segunda mano en la red. Sin embargo, Winters no ha dejado de fumar, a pesar de la insistencia de los médicos y de los servicios sociales, que le reprochan que cuatro de sus hijos naciesen con problemas de salud y que uno de ellos falleciese por una enfermedad degenerativa que podría tener algo que ver con la adicción al tabaco.
La pareja sólo podrá ver a sus hijos a través de visitas supervisadas por personal especializado. Aún así, ambos aseguran que si les quitan al bebé, volverán a intentarlo con otro. Ambos se niegan a utilizar cualquier tipo de anticoncepción. IM