Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Después de 100 horas, el cansancio se adueña de la operación de rescate de los mineros de Cuculmeca

Después de cinco días y de más de cien horas de búsqueda, los equipos de rescate que tratan de localizar los cuerpos de los dos mineros atrapados en mina de Cuculmeca, ubicada en Choluteca, en el sur de Honduras, empiezan a sentirse extenuados, aunque han advertido de que no cesarán hasta que los encuentren.
Cerca de 200 personas participan en los equipos de rescate, pero el cansancio y las altas temperaturas han provocado que se detengan las actividades temporalmente, y que, mientras están activos, los turnos de búsqueda sean de sólo cinco horas, y no de siete como habían sido hasta el momento, según explica el diario hondureño 'El Heraldo'.
"Todos sabemos que no es nada fácil, pero vamos a concluir con el rescate de los dos mineros soterrados", ha asegurado el subcomisario de la Comisión Permanente de Contingencias (COPECO), Carlos Cordero.
Los rescatistas lograron recuperar el cadáver del minero Ariel Aguirre Pérez, que en un inicio se dijo que tenía 19 años pero cuya edad se ha elevado a 23, el más joven, uno de los tres que quedaron enterrados tras el derrumbe de la mina.
Si bien en un principio los equipos creyeron que habían logrado alcanzar un segundo cadáver debido al "insoportable" hedor que desprendía el lugar donde estaban buscando, no se ha encontrado aún ningún otro cuerpo.
"El olor se siente muy feo, pero lo último que se pierden son las esperanzas", ha indicado el funcionario de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) Lisandro Rosales. "Pero haciendo un análisis con expertos, llegamos a la conclusión de que hay poca probabilidad de que las personas estén con vida", ha añadido.
Esta mina lleva cerrada desde 2014, cuando otro derrumbe dejó enterradas a ocho personas. Sin embargo, y a pesar de los esfuerzos en la región para que se reabra la que consideran su única fuente de empleo, los habitantes de la zona continúan trabajando en la minería artesanal, a pesar de no contar con medidas de seguridad.