Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Destituyen al jefe del organismo encargado de controlar las empresas estatales chinas

El jefe de la Comisión de Administración y Supervisión de Activos (SASAC) de China, Jiang Jiemin, ha sido destituido este martes por su supuesta implicación en un caso de corrupción, según ha informado la agencia de noticias oficial, Xinhua.
El pasado domingo las autoridades chinas anunciaron que Jiang estaba siendo investigado por "graves violaciones disciplinarias", que estarían relacionadas con su cargo en la SASAC, encargada de controlar las empresas estatales.
Jiang accedió al cargo el pasado mes de marzo, cuando todos los cargos designados durante el Congreso General celebrado en noviembre de 2012 --un proceso de renovación de la cúpula del Partido Comunista Chino (PCCh) que solo ocurre cada diez años-- tomaron posesión.
Hasta entonces, había ejercido durante siete años como jefe de China National Petroleum Corporation (CNPC), la más importante de las dos empresas petroleras en manos del Gobierno chino.
Desde hacía meses se especulaba con la posibilidad de que las autoridades chinas investigaran a Jiang, dado que ya habían iniciado pesquisas contra cuatro altos cargos de CNPC, entre ellos su 'número dos', Wang Yongchun.
La prensa china se refiere a Jiang como uno de los cabecillas de la "facción petrolera", que habría sacado beneficio de las cuantiosas ganancias del monopolio estatal sobre el crudo, las mayores de todas las empresas públicas.
La caída de Jiang sitúa al ex miembro del Comité Permanente del Politburó del PCCh Zhou Yongkang en la línea de salida, ya que se ha encargado de protegerle durante todos estos años. El diario 'South China Morning Post' asegura que ya han empezado las pesquisas en su contra.
El nuevo Gobierno chino ha emprendido una campaña nacional contra la corrupción ante el temor a que los numerosos escándalos acaben por agitar una opinión pública, por lo general, ajena a los movimientos de poder en el PCCh.
El desencadenante fue el caso del ex dirigente del PCCh en la localidad de Chongqing Bo Xilai, que está a la espera de conocer la sentencia por aceptar sobornos, malversar fondos públicos e intentar encubrir el asesinato del empresario británico Neil Heywood.
También contribuyó el reportaje del diario estadounidense 'The New York Times' sobre la fortuna oculta de amigos y familiares del ex primer ministro chino Wen Jiabao en una red de empresas públicas con lazos por todo el mundo.