Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un muerto tras un apuñalamiento múltiple al grito de "Alá es grande" cerca de Múnich

Un hombre ha sido detenido esta madrugada tras apuñalar al grito de 'Alá es grande' a al menos cuatro personas, una de las cuales ha muerto por las heridas sufridas, en la estación de tren de Grafing, en el distrito de Ebersberg, situado al este de Múnich, según ha informado la prensa alemana. El agresor, un joven de 27 años y de nacionalidad alemana, pero residente en otro estado ha sido detenido en el lugar de los hechos. La fiscalía insite en que el ataque tiene una aparente vinculación islamista, pero no descarta ningún móvil porque el atacante estaba en tratamiento psiquiátrico.

El ataque, que ha tenido lugar a las 4.50 horas del martes, ha dejado tres personas heridas y un fallecido de 56 años, de Wasserburg, que ha muerto en el hospital poco después de ser trasladado. El atacante, de 27 años y natural de Hessen, asestó varias puñaladas a un hombre dentro del tren, que se encontraba parado, y luego atacó a dos ciclistas que se encontraban en el andén, según las primeras estimaciones de la Policía, que ha establecido que "la estación es el lugar de un crimen y, por lo tanto, deber ser analizada".
El atacante, que utilizó un cuchillo con una hoja de diez centímetros y fue detenido después de que el conductor del tren le golpeara con un extintor, llamó a los transeúntes infieles y aseguró que los acuchillaría a todos, lo que, según el portavoz de la Fiscalía de Munich, "sugiere una clara intención política por parte del detenido".
En un contenedor cercano al lugar de los hechos se han encontrado restos de drogas, lo que podría indicar que el atacante se encontraba bajo los efectos de sustancias estupefacientes en el momento de la agresión, según las declaraciones del ministro del Interior de Baviera, Joachim Herrmann. El atacante ha sido identificado como Paul H.
La Policía Criminal ha comenzado las investigaciones para esclarecer lo sucedido en la estación, un suceso que ha dejado horrorizada a la población. "La idea de que la gente vaya tranquilamente una mañana a la estación y suceda algo así es terrible", ha aseverado la alcaldesa de Grafing, Angelika Obermayr. "Hay que agradecer la rapidez con la que han reaccionado médicos, bomberos y policías", ha añadido.
La zona ha sido acordonada, los trenes desviados y el servicio de la línea de Cercanías número 4 ha quedado suspendido. Las víctimas han sido trasladadas a los hospitales de Múnich y Burnau y se encuentran estables.
Apuñalamiento múltiple en Múnich