Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenido el hermano del primer ministro albanés por provocar los altercados en el partido contra Serbia

La policía serbia ha detenido este miércoles a Olsi Rama, hermano del primer ministro albanés, al considerar que instigó el vuelo de la bandera de su país en el partido de fútbol que enfrentaba a las selecciones de Serbia y Albania con motivo de la fase de clasificación para la Eurocopa de 2016. Este suceso derivó en una serie de altercados entre aficionados y jugadores, así como a la suspensión del partido.
La seguridad del estadio, que alertó a la policía, consideró que Rama fue quién planeó y ejecutó el incidente al estar ubicado en el palco de autoridades del estadio de Belgrado. "Fue arrestado por las sospechas. Se cree que fue él quién lo hizo", explicó la televisión estatal de Serbia.
El choque, considerado de alto riesgo por la UEFA, se desarrolló con normalidad hasta el minuto 43, momento en el que un 'drone' sobrevoló el terreno de juego con la bandera de Albania. En este momento, el jugador serbio Mitrovic se hizo con ella y generó la polémica.
Los jugadores de Albania rápido fueron a preguntar a Mitrovic por su gesto, lo que desencadenó en una pelea entre futbolistas de ambas selecciones. El árbitro del encuentro, el inglés Martin Atkinson, decidió suspender el partido 30 minutos después, cuando los dos equipos permanecían ya en los vestuarios.
Serbia, pasado un tiempo, regresó al verde con intención de jugar, pero la selección de Albania solicitó a la UEFA que vaciase el estadio si querían que se jugase el tiempo restante. Ante la imposibilidad de la petición, el colegiado británico optó por suspender definitivamente el encuentro.
"Lo que sucedió es algo que no podemos comprender. Nosotros hemos querido continuar jugando", dijo el capitán de Serbia Branislav Ivanovic, antes de que los jugadores albaneses tuviesen que abandonar el terreno de juego entre lanzamientos de objetos y golpes de algunos aficionados que lograron saltar al campo.
El delegado de la UEFA que asistió a la capital serbia, Harry Been, tuvo claro que la suspensión fue lo más correcto. "Es una situación lamentable de la que vamos a informar. En estas circunstancias no podíamos continuar el partido. No puedo opinar sobre quién tiene la culpa. Ya vieron todo lo que pasó", añadió.
UN VIEJO CONFLICTO.
La seguridad era estricta para un partido que tenía un tinte político insalvable, en un contexto de tensiones de larga duración entre serbios y albaneses sobre Kosovo, ex provincia serbia de mayoría albanesa que declaró su independencia en 2008.
La OTAN libró una guerra aérea de 78 días en 1999 para detener la matanza y expulsión de personas de etnia albanesa en Kosovo por las fuerzas serbias que lucharon en una guerra de contrainsurgencia de dos años. Serbia no reconoce la independencia de Kosovo.